Hermán Amaya, director de planeación de Boyacá
Hermán Amaya, director de planeación de Boyacá @EntreOjosCo
Published in Biodiversidad,
Jueves, 24 Noviembre 2016 17:32

Boyacá, un departamento que le apuesta a la biodiversidad

$ 70 mil millones proyecta invertir la Gobernación en compra de páramos, investigación y ecoturismo.

Herman Amaya Téllez es el Director de Planeación de Boyacá y su discurso es reiterativo al referirse a las acciones que impulsará el departamento para proteger la naturaleza: bioprospección, biotecnología y turismo científico.

En esos tres conceptos se resume el programa Bio Boyacá incluido en el Plan de Desarrollo que el gobernador Carlos Andrés Amaya le propuso a sus paisanos y que fue aprobado por la Asamblea en mayo de 2016.

Para ayudar en la comprensión de estos conceptos es pertinente acudir a los expertos. Julio Carrizosa define la bioprospeccción como la “búsqueda de materia viva con propiedades medicinales, industriales, farmacológicas y biotecnológicas, con marcadas implicaciones sociales, culturales, económicas, jurídicas y políticas”.

Sobre la biotecnología habría que señalar que la Organización de las Naciones Unidas se refiere a ella como “toda aplicación tecnológica que utilice sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos”.

Y del turismo científico el propio director de Planeación se encargó de precisar que se priorizarán áreas estratégicas en deterioro para adelantar procesos de restauración y en ellos se pondrán a funcionar centros de ciencia. El 50 por ciento de estas áreas se dedicará a la conservación, el 40 por ciento al ecoturismo y el 10 por ciento al estudio científico.

El programa Bio Boyacá, como lo describió Amaya Téllez, está compuesto por tres grandes proyectos. El primero es una expedición a la biodiversidad para identificar la fauna y la flora presente en los complejos de paramo que se realizará en alianza con universidades, el Instituto Alexander von Humboldt y las comunidades.

En esta gira se invertirán nueve mil millones de pesos y las labores se centrarán, al menos inicialmente, en los complejos de páramo de Ocetá, La Vieja - El Consuelo y Pisba.

El segundo proyecto está relacionado con la bioprospección y a través de ella se buscará entender las apuestas del departamento en términos de biodiversdad de alta montaña y generar productos y servicios de carácter verde pensando en la reconversión productiva de quienes residen entre los 2.700 y los 3.200 m.s.n.m.

Aquí es conveniente recordar que a partir de la delimitación de páramos, ordenada por la Corte Constitucional, ya no se podrán adelantar actividades como minería, ganadería o agricultura en esos frágiles ecosistemas por lo que es necesario avanzar hacia la reconversión productiva de quienes conviven con esos territorios. Según un informe de Planeación Departamental, 28 municipios de Boyacá se ubican en zonas que están entre los 2.800 y 3.000 metros sobre el nivel del mar.

El tercer proyecto tiene que ver con la creación de los centros de ciencia en algunos de los complejos de páramo para ofrecer servicios de educación ambiental y de apropiación social del conocimiento con tareas específicas en participación ciudadana, comunicación, ciencia, tecnología y sociedad, intercambio y gestión de conocimiento, clubes de ciencia y voluntariado y formación de vocaciones científicas.

El director de planeación vaticina que este será el primer centro de biodiversidad del país, aunque en Colombia hay otros como el Centro de Biodiversidad de los Andes en Floridablanca (Santander) y el Centro de Formación para el Manejo de la Biodiversidad en el departamento Guaviare.

Sobre el origen de los recursos disponibles para estas inversiones, que, según Amaya, podrían ascender a los $70 mil millones, el funcionario sostuvo que la mayor parte, $40 mil millones, provienen de las regalías del departamento y específicamente del Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación; y que otros $12 mil millones saldrán del convenio celebrado con el Fondo Newton y la Embajada Británica. A estos dineros se suman nueve mil millones de pesos del Fondo de Desarrollo Regional (Regalías) en un proyecto con la Región Central por $32 mil millones y que irán específicamente a financiar proyectos de restauración ambiental y transformación productiva.   

El gobierno y los jóvenes ambientalistas

Además de la conservación de los ecosistemas de alta montaña, la Gobernación tiene otra apuesta: el fortalecimiento de los movimientos sociales dedicados a la protección ambiental.

Herman Amaya invitó a las comunidades a entender las apuestas del gobierno departamental para que puedan participar y beneficiarse de ellas. En alusión directa a la población de menos de 40 años aseguró que en el Plan de Desarrollo se incluyó el programa ‘Jóvenes organizados por sus sueños’ y otro denominado ‘Creemos en los jóvenes campesinos’.

Estas dos iniciativas tienen el propósito de fortalecer las estructuras juveniles rurales en términos sociales, productivos, culturales y ambientales “y para eso hay recursos en el presupuesto”, insistió el director del Departamento de Planeación.

Frases sueltas

“Tenemos un convenio marco con el Von Humbolt y esperamos en marzo de 2017 lanzar el capítulo Boyacá del Sistema de Información sobre Biodiversidad (SIB) para recoger la información que sobre la biodiversidad de Boyacá tienen las universidades Uptc, Javeriana, Nacional, Los Andes y Distrital”.

“Con la Uptc avanzamos en un proyecto de investigación genética para repoblamiento de la espeletia paipana que está en vía de extinción. Hoy solo quedan 30 especies en la reserva Ranchería”.

“La Uptc y la Gobernación de Boyacá formularon un proyecto por $ 500 millones para la restauración vegetal en el páramo de Rabanal con especies como romero de páramo y espeletias. Queremos hacer restauración ambiental en las zonas de páramo deterioradas por la minería con la participación de la comunidad”.

Tagged under