La deforestación, la cacería y el tráfico de fauna silvestre, las principales amenazas de esta ave endémica de la Serranía de las Quinchas.

Corpoboyacá informó que invertirá $2.200 millones para mejorar la operación sostenible de ese destino ecoturístico en en Lago de Tota.

Una alianza entre la Institución Matilde Anaray y Parques Nacionales ha permitido el control de esta especie invasora.

El animal estaba en riesgo de morir ahogado luego de ser arrastrado por una corriente de agua. 

El alto tribunal conceptuó que el Estado debe garantizar la consulta previa con comunidades étnicas para implementar proyectos sostenibles.

En la cuenca del Lago de Tota varias familias campesinas decidieron acudir a los abonos orgánicos para mejorar su relación con el ecosistema.