Print this page
La adecuación hidráulica del río Chicamocha permite tener un conocimiento del comportamiento del afluente.
La adecuación hidráulica del río Chicamocha permite tener un conocimiento del comportamiento del afluente. Foto: entreojos.co
Published in Conservación,
Jueves, 02 Mayo 2019 16:18

“El Chicamocha es hoy un río mejor operado y administrado”

La frase es del director de Corpoboyacá, Ricardo López. El funcionario presentó un balance de las acciones de la entidad durante 2018.

López aprovechó la Audiencia Pública de Rendición de Cuentas para enumerar los que considera como los principales aportes de la entidad a la preservación de los ecosistemas en los 123 municipios de la jurisdicción de Corpoboyacá.

Aseguró que a partir del estudio de adecuación hidráulica del río Chicamocha ese cuerpo de agua “es un río administrado y operado”.

Adecuación del río

El director de Corpoboyacá centró su argumento en que a partir del estudio de adecuación hidráulica hoy se tiene un diagnóstico preciso del comportamiento del río frente a la dinámica de sus caudales tanto en invierno como en verano.

“Gracias al trabajo de mantenimiento del río este no ha vuelto a desbordarse en Tunja, Paipa, Duitama y Sogamoso, y el estudio prevé la ejecución de obras de infraestructura para que no volvamos a tener emergencias”, sostuvo Ricardo López.

Las obras que mencionó el director de la Corporación son, entre otras, la ampliación de los canales por los que circula el agua en los perímetros urbanos, la construcción de un embalse en Motavita para evitar anegaciones en sectores como el barrio Rosales y la UPTC, en Tunja; y la adecuación del humedal El Cobre, cerca al nacimiento del río Jordán, y con ello prevenir inundaciones en los barrios Santa Inés y Las Quintas de la capital boyacense.      

El estudio de adecuación hidráulica está concebido para que las instituciones, las empresas y la comunidad tengan una mejor relación con la principal arteria hídrica del centro del departamento, “tenemos que adaptarnos al comportamiento de la naturaleza, respetar sus dinámicas y reducir el riesgo de que por efecto del incremento de las lluvias el río Chicamocha se devuelva contra el ser humano”. 

Este diagnóstico sobre el comportamiento del río dio pie a la instalación de 15 estaciones de monitoreo de cantidad y calidad del agua. A partir de estos equipos de observación es posible identificar alertas tempranas relacionadas con avalanchas o crecientes súbitas del Chicamocha. Trece de esas estaciones están ubicadas entre el río Jordán, en Tunja, y Puente Pinzón, en Soatá. Dos más se localizaron en inmediaciones del lago Sochagota, en Paipa.

Otros avances

 

Ricardo López Dulcey dijo, en desarrollo de la Audiencia Pública de Rendición de Cuentas, que la reducción de la contaminación del aire en el Valle de Sogamoso ha sido posible gracias a la transformación del proceso de producción de la industrial alfarera y que la entidad sigue acompañando a este sector para que logre sostener y mantener esa línea de reconversión.

Aludió además a la gestión para salvaguardar las áreas protegidas. Aseguró que al menos el 20 por ciento de la jurisdicción de Corpoboyacá tiene alguna figura de protección a nivel de parque regional natural, reserva de la sociedad civil, páramo delimitado o distrito de manejo integrado como el del lago Sochagota o el del bosque seco del Chicamocha.

Durante la Audiencia Pública detalló que el 75 por ciento de las áreas que ya tienen alguna figura de conservación cuentan con un plan de manejo y destacó que las comunidades hoy tienen una mejor relación con los ecosistemas, al punto que además de entender la importancia de su cuidado los vecinos de los parques, páramos y lagunas están vinculados a los proyectos de turismo ecológico. En el reporte que se entregó se dio cuenta de la formulación de seis planes de ordenamiento ecoturístico.

Ordenar la casa común

Una apuesta significativa fue la de los planes de ordenación de las cuencas hidrográficas (POMCAS) de la jurisdicción, que luego de las etapas de estudio y aprobación se adoptaron de manera directa o en cooperación con otras corporaciones. 

López Dulcey señaló que el ordenamiento hídrico y el del recuro forestal, así como los estudios sobre el territorio permiten tener un mejor conocimiento del capital ambiental y sus vulnerabilidades, de los riesgos y de las amenazas y permite trazar el camino hacia un desarrollo más sostenible. “Ese conocimiento es un insumo importante en la tarea que tenemos de formular el Plan de Gestión Ambiental Regional (PGAR)”.

El PGAR es la carta de navegación en materia ambiental del departamento para los próximos 12 años y deberá ser tenido en cuenta por el gobernador y los alcaldes que sean elegidos en las votaciones de octubre para el diseño de sus planes de desarrollo.

El director de Corpoboyacá concluyó su audiencia exhibiendo avances en lo que tiene que ver con el ejercicio de la autoridad ambiental y con los trámites que por Ley se deben cumplir en este componente de su gestión. Indicó que se han mejorado los indicadores de la atención de las solicitudes presentadas a la entidad.

Sobre el tema del licenciamiento para la explotación de recursos naturales no renovables, aseguró que hoy la Corporación ha construido una coraza frente a proyectos depredadores y describió que se han negado muchas solicitudes de permisos de aprovechamiento, de extracción de minerales o de instalación de hidroeléctricas por serias deficiencias en el contenido y el alcance de los planes de manejo ambiental, de mitigación de los efectos de los proyectos y de compensación ambiental. Sobre este tema repitió: “la Corporación ha construido una coraza frente a proyectos depredadores”.