Herman Amaya Téllez, nuevo director de Corpoboyacá.
Herman Amaya Téllez, nuevo director de Corpoboyacá. Foto: entremos.co
Published in Conservación,
Miércoles, 27 Noviembre 2019 16:36

Herman Amaya Téllez, el gestor de Boyacá Bio, es el nuevo director de Corpoboyacá  

Caminante e influencer de naturaleza, Amaya aseguró que junto a la Gobernación impulsará un programa de eficiencia energética.

Las primeras horas después de su elección en la dirección general de Corpoboyacá han sido muy agitadas. No para de hablar, así como cuando los fines de semana decide irse a caminar al páramo de El Consuelo, a Rabanal o el Cocuy, no hay quien lo detenga.

El afán de hoy tiene que ver con los pendientes que como asesor del Plan Bicentenario de la Gobernación de Boyacá debe resolver antes del 31 de diciembre, porque el primero de enero de 2020, a sus 36 años, asumirá uno de los retos más importantes de su vida: guiar la gestión ambiental en 87 de los 123 municipios de Boyacá.

Aunque su formación académica está próxima al ámbito del diseño industrial, el mercadeo y el marketing territorial, Amaya Téllez se ha dejado acompañar por la sabiduría de pensadores de la talla de Orlando Fals Borda y otros que desde la investigación – acción – participación o del activismo ambiental, como Manuel Rodríguez Becerra, Julio Carrizosa y Alegría Fonseca, han incidido en su inquietud por la relación entre el hombre y la naturaleza, quizá por eso hoy es candidato a doctor en estudios sociales de la Universidad Externado de Colombia.

Su desempeño como secretario de Planeación de Boyacá, asesor de la Gobernación y funcionario de Procolombia, varias cámaras de comercio y agencias de desarrollo local, lo ha combinado con su condición de docente de posgrado en las asignaturas de desarrollo rural, planificación del desarrollo, marketing territorial gobernanza ambiental y acupuntura urbana.

Herman Amaya considera que los astros se alinearon para que fuera elegido en Corpoboyacá. Como estructurador y líder del programa Boyacá Bio, de la Gobernación de Boyacá, se empeñó en la búsqueda de recursos para financiar los 24 proyectos que están en marcha, algunos de los cuales se relacionan con el aprovechamiento sostenible de frutos de los páramos y los bosques, la obtención de agua a partir de la captura de niebla, la recuperación activa y pasiva de áreas de importancia ambiental y el aviturismo, entre otras. “Boyacá Bio es mi hijo chiquito”, asegura, y desde Corpoboyacá buscará ayudarlo a crecer sano y fuerte.

Sabe que no será una tarea sencilla, conoce de los múltiples conflictos socio – ambientales que tiene la región, y enumera algunos de los que ve en el radar: La deforestación en el bosque tropical, la complejidad generada por la Ley de Páramos y su delimitación, la situación en el lago de Tota, las tensiones entre el desarrollo urbano, el aire y el agua; los residuos sólidos y la generación de gases de efecto invernadero (GEI).

Amaya cree saber cómo atender estas problemáticas: “la única posibilidad de encontrar soluciones a estas tensiones es bajo un enfoque socio ecológico. La socio - ecología permite entender y conciliar la convivencia entre los ecosistemas y las personas. La solución está en los puentes que se logren establecer entre la sociedad y los ecosistemas”.

Es insistente en su argumento. “Hay que propiciar un diálogo con las comunidades y con la naturaleza. Hay que entender las tensiones que se ciernen sobre la naturaleza, hay que saber escucharla y pasar a planear soluciones a estos conflictos socio – ambientales con la participación de todos los actores: territoriales, ambientales, sociales y económicos. La naturaleza tiene algo que decir y tenemos que escucharla”.  

Pistas hacia el plan de acción 

A partir del primero de enero de 2020 Herman Amaya y su equipo deberán comenzar con la formulación del Plan de Acción de Corpoboyacá para los siguientes cuatro años. Considera que hay que apuntarle a programas y proyectos que permitan enfrentar la crisis climática, y avanzar en acuerdos para lograr que Boyacá sea un departamento más sostenible, en el que el crecimiento productivo sea consecuente con el medio ambiente.

En el paquete de propuestas que ya tiene destacadas con resaltador en su cuaderno de universitario, el nuevo director de esta Corporación incluye la creación de una Unidad de Reacción Inmediata (URI) para prevenir y sancionar los delitos ambientales y procurar un trabajo articulado con la Policía, el Ejército, la Fiscalía y la rama judicial.

Mencionó asimismo una labor conjunta con el electo gobernador Ramiro Barragán Adame, los alcaldes y las empresas de servicios públicos para atender asuntos como la generación y disposición de residuos sólidos, y el tratamiento de las aguas residuales. Hizo referencia además al impulso que le dará a la reducción de plásticos de un solo uso, a la prohibición del asbesto, a la consolidación del centro de ciencia en biodiversidad, que funcionará en las instalaciones del Jardín Botánico; y a un programa regional de eficiencia energética.

Añadió que, en armonía con su principio de vida de construir sobre lo construido, fortalecerá el Sistema Regional de Áreas Protegidas (Sirap), una estrategia de conservación de ecosistemas estratégicos que hoy está integrada por siete Parques Naturales Regionales, cuatro reservas forestales protectoras, dos distritos de manejo integrado, 47 reservas naturales de la sociedad civil y cuatro parques nacionales naturales. Amaya Téllez destacó la labor del actual director Ricardo López Dulcey en cuanto a la consolidación del Sirap se refiere.   

Sobre Boyacá Bio dijo que se reunirá con la UPTC, la Gobernación y los grupos de investigación para revisar cómo van los 24 proyectos auspiciados por esa iniciativa, conocer sus avances, sus alcances y sus resultados. “Boyacá Bio estará presente en el Plan de Acción 2020 – 2023 de Corpoboyacá”.

En relación con el Plan de Gestión Ambiental Regional (PGAR) que se encuentra en etapa de formulación, Herman Amaya anticipó que le pedirá al Consejo Directivo de la entidad abstenerse de aprobarlo y permitir que como nuevo director tenga la posibilidad de revisarlo y de hacerle los ajustes pertinentes.

Herman, el hijo de don Sixto Amaya, un reconocido ambientalista de Tasco, espera tener tiempo para seguir caminando las montañas y registrar en Twitter, donde tiene más de 10 mil seguidores, las aves, las plantas, los frutos y los insectos que a cada paso lo sorprenden durante sus recorridos.