Desde allí se impulsa la creación de una red de municipios de la cuenca media del río Chicamocha para fomentar un desarrollo bajo en carbono.

La meta es que la industria y las empresas regionales que utilizan combustibles fósiles logren reducir del 3,20 al 2 por ciento sus emisiones.

Se suma a la decisión de la Alcaldía de Iza de prohibir el poliestireno expandido y a la de Chivatá de restringir el asbesto.

Las que habitan en áreas de páramo y bosque de niebla podrían ser las más afectadas concluye el estudio.

La reforestación y el cuidado del suelo son prácticas económicas que pueden ayudar a mitigar el calentamiento global. 

Suramérica y Centroamérica sufrieron la disminución más dramática en las poblaciones de especies: 89% durante el mismo período.