Lago de Tota, uno de los ecosistemas de Boyacá más vulnerables al Cambio Climático
Foto: entreojos.co
Published in Cambio Climático,
Lunes, 10 Junio 2019 02:24

Lago de Tota, uno de los ecosistemas de Boyacá más vulnerables al Cambio Climático

Expertos del Proyecto AICCA investigan acerca del comportamiento del clima y las medidas de adaptación y mitigación que deben implementarse.

Esta iniciativa del Proyecto Adaptación a los impactos del cambio climático en recursos hídricos en los Andes (AICCA) está a cargo del Consorcio para el Desarrollo Sostenible de la Ecorregión Andina (CONDESAN), organización que ejecuta los recursos financiados por el Global Environment Facility (GEF) en coordinación con las autoridades ambientales de los gobiernos de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

La agencia implementadora es el Banco de Desarrollo de Latinoamérica (CAF) y en Colombia el proyecto cuenta con el respaldo técnico del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) y del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales - IDEAM.

El Lago de Tota fue el único ecosistema de Colombia seleccionado para el desarrollo de esta investigación y la decisión se tomó como parte de las acciones previstas en el CONPES 3801, conocido como el ‘CONPES del Lago de Tota’, un documento aprobado en 2014 por el Gobierno Nacional para asegurar el manejo integral de esta cuenca hidrográfica. 

Miguel Vera Lugo, Líder Técnico Nacional del Proyecto AICCA, explicó que en la ejecución de las acciones del programa se contará con la participación de entidades como Agrosavia (antes Corpoica), la UPTC y Corpoboyacá, y que este se propone estrechar vínculos con las comunidades, las alcaldías de la cuenca y la Mesa Permanente por el Lago de Tota, un escenario de encuentro que vincula además a entidades del orden nacional y regional, instituciones educativas, asociaciones de productores de la región y ONG ambientales. 

Acciones realizadas

Vera Lugo dijo que el trabajo de campo en el Lago de Tota comenzó en noviembre de 2018 con la recolección y análisis de información de las estaciones hidrometeorológicas que el IDEAM y Corpoboyacá tienen instaladas en la zona y con la revisión de otros estudios que se han adelantado en la cuenca.

“Estamos revisando las condiciones climáticas e hidrológicas que se han presentado en la cuenca del Lago de Tota a lo largo de un periodo de tiempo, y a partir de allí poder elaborar los escenarios de lo que podría pasar con el clima en el territorio en el futuro cercano (por ejemplo sequías más extensas, más días con lluvias extremas, entre otros). Esta información es muy importante para temas de planeación, gestión del riesgo y el desarrollo de actividades agroecológicas y productivas de la región”, explicó el responsable del Proyecto AICCA. 

También señaló que se está recogiendo información de la población y de las características ecológicas de la zona, al tiempo que se evalúa el estado de las microcuencas.

A partir de esta recopilación de datos se hará un análisis de vulnerabilidad de este territorio que podría verse afectado por las variaciones del clima en distintos sectores (salud, agricultura, vías, etc.). En el mediano plazo se van a definir acciones de adaptación en la zona con el fin de mitigar los efectos de fenómenos de variabilidad climática y los impactos globales del cambio climático.

Cambio climático y ordenamiento

Se explicó además que la información acopiada por el Proyecto AICCA también será útil para la actualización del Plan de Ordenación y Manejo de la Cuenca del Lago de Tota (Pomca), una labor que se adelanta en la región desde otro proyecto apoyado por la Agencia Francesa para el Desarrollo. 

Dentro de las acciones previstas se podrá considerar la restauración ecológica de zonas afectadas por la deforestación y la realización de encuentros culturales y de educación ambiental con estudiantes de los municipios de  Aquitania, Cuítiva y Tota, entre otras.

El proyecto también contempla propuestas para hacer más eficiente el uso del agua y la optimización de los sistemas de riego. Adicionalmente, el componente comunitario prevé la posibilidad de involucrar a los pobladores de la zona en la medición del clima y de esa manera crear una red de ciudadanos encargados de reportar desde las veredas sobre la presencia de lluvias y los cambios en la temperatura.

De acuerdo con lo expuesto en el portal de CONDESAN, “esta iniciativa regional tiene como objetivo generar y realizar inversiones piloto en áreas prioritarias en los países en los que trabaja con el fin de compartir información con base a experiencias relevantes para la adaptación a la variabilidad y el cambio climático, impactando positivamente la formulación de políticas al servicio de comunidades y el ambiente”.

El Proyecto AICCA tiene un tiempo de ejecución de tres años y medio y al final de ese periodo se dispondrá de orientaciones claves sobre qué hacer para que el Lago de Tota y su cuenca puedan enfrentar con éxito las variaciones del clima.