Habitantes de ocho municipios de Boyacá y Santander hicieron inventario de los riesgos ambientales que amenazan sus recursos naturales.