La frase es del director de Corpoboyacá, Ricardo López. El funcionario presentó un balance de las acciones de la entidad durante 2018.

Alfareros de Sogamoso decidieron apostarle al uso de nuevas tecnologías para reducir el impacto ambiental de su actividad.