Naciones Unidas advirtió que los químicos, la mala disposición de medicamentos y la sobreexplotación están deteriorando a este recurso natural poco valorado.