La invasión de sus riberas y la desecación de su caudal fue propiciada por el Estado y aprovechada por los terratenientes.

El Ocad Nacional de Ciencia y Tecnología le aprobó $4.300 millones para estudios y diseños de esta ‘aula de conocimiento’ que funcionará en el Jardín Botánico de Tunja.