En Boyacá el panorama es preocupante. 49 municipios están en alto riesgo por deficiencias en la calidad del agua para consumo humano.