Cultivos y ganadería predominan en lo que antes era la rivera de este humedal que en 1950 tenía 13 mil hectáreas y que hoy apenas alcanza las 3 mil.