Una alianza entre la Institución Matilde Anaray y Parques Nacionales ha permitido el control de esta especie invasora.