A través de la estrategia ‘Boyacá reverdece’ se avanza en la siembra de especies nativas cerca de ríos y quebradas. 

Su ocurrencia es la principal causa de pérdida de flora y endurecimiento del suelo, y compromete el suministro de agua.

Al finalizar 2020, 55 negocios verdes contarán con el aval de Corpoboyacá para incursionar en este selecto grupo de empresas comprometidas con el cuidado de la naturaleza. 

Así lo pidió la Procuraduría con especial énfasis en la laguna de Fúquene y el lago de Tota. 

A pesar de un reciente fallo de tutela, de la acción popular de 2006 y del Conpes 3801 de 2014, hay tareas pendientes para preservar el cuerpo de agua y su cuenca. 

Corpoboyacá adelanta la campaña ‘Diciembre sin musgo’. Su extracción de bosques y páramos es una práctica lesiva e ilegal.