El lago de Tota es uno de los humedales que requiere acciones urgentes para su recuperación.
El lago de Tota es uno de los humedales que requiere acciones urgentes para su recuperación. Foto: entreojos.co
Published in Conservación,
Jueves, 28 Mayo 2020 12:13

Corpoboyacá empezará a ejecutar su Plan de Acción 2020 – 2023 partir del 1 de junio

Consejo Directivo adoptó el documento guía de la entidad. ¿Fueron tenidos en cuenta los reclamos de las ONG y los campesinos?

El Plan de Acción de Corpoboyacá está centrado en temas como adaptación a la crisis climática, estrategias de conservación para mitigar los impactos sobre la biodiversidad, seguridad alimentaria, evaluación regional del recurso hídrico y regulación de su aprovechamiento; el fortalecimiento institucional con la participación de la comunidad, y educación como instrumento para construir gobernanza y gobernabilidad ambiental.

Desde la entidad se informó que el Comité de Dirección de la Corporación, conformado por los subdirectores y jefes de oficina, empezará a trabajar en la armonización del nuevo plan de acción y su ejecución comenzará a partir del próximo primero de junio.

Herman Amaya Téllez, director de Corpoboyacá, dijo que a partir del aval del consejo directivo arranca el desafío de ejecutar los proyectos y las estrategias para asegurar la sostenibilidad del territorio a su cargo. Hizo énfasis en la educación ambiental al señalar que “es un factor fundamental en la transformación de nuestra realidad ambiental”

La jurisdicción de Corpoboyacá se extiende a lo largo de 87 municipios y debe articularse con la Gobernación, Corpochivor, la CAR y Corporinoquia para armonizar las políticas ambientales en todo el departamento. 

También le puede interesar: Piden a Corpoboyacá metas más ambiciosas en protección de humedales y preservación de bosques

¿Se atendieron peticiones ciudadanas?

La pregunta surge de los reclamos hechos a la Corporación por parte de voceros comunitarios y campesinos quienes cuestionaron el proceso de formulación virtual del plan de acción, dadas las restricciones impuestas por la Covid – 19, y a raíz de las dificultades de conectividad de los habitantes de las zonas rurales para intervenir en él. 

Además de ese reparo, representantes de ONG como Felipe Velasco, de la Fundación Montecito, pidieron a Corpoboyacá ser más ambiciosos en programas dirigidos a la protección de los humedales, en particular del lago de Tota, y en general de las áreas protegidas. 

Estefany Grajales, de la Fundación Comunidades Unidas de Colombia (Counco), cuestionó hace varias semanas que el documento preliminar del plan de acción no contemplaba de manera rigurosa la ejecución efectiva del plan de manejo del Parque Regional Natural Serranía de las Quinchas, ubicado entre Puerto Boyacá y Otanche, ni la vinculación de la comunidad de la zona en labores de conservación. 

Grajales advirtió en su momento que allí no se hacía referencia a los títulos mineros ni a los bloques petroleros en las áreas protegidas como tampoco a la estrategia institucional para revertirlos.

El Procurador Ambiental y Agrario, Álvaro Cardona, consideró fundamental revisar las metas en materia de administración efectiva de los recursos naturales, "no es posible que tengamos más del doble de procesos sancionatorios, frente al número de licencias ambientales otorgadas", expuso el funcionario durante la audiencia del socialización del 27 de abril.

La tarea de las organizaciones sociales y de los entes de control que han expresado sus críticas al plan de acción de la entidad será revisar si sus consideraciones fueran tenidas en cuenta por el Consejo Directivo de Corpoboyacá. 

También le puede interesar: Avances en PTAR, residuos sólidos y efectivo ejercicio de la autoridad, peticiones ciudadanas a Corpoboyacá