Sendero de la Ruta Libertadora, en el páramo de Pisba.
Sendero de la Ruta Libertadora, en el páramo de Pisba. Foto: Luiz Lizarazo.
Published in Conservación,
Lunes, 02 Noviembre 2020.

Páramo de Pisba recibirá inversiones para proyectos de restauración, ecoturismo y agricultura sostenible

Con recursos del proyecto GEF, el Ministerio de Ambiente ejecutará acciones similares en Santurbán, Puracé y Los Nevados.  

La decisión, en el caso del páramo de Pisba, surge de las obligaciones impuestas por el Tribunal Administrativo de Boyacá que el 9 de agosto de 2018 lo declaró como sujeto de derechos, y le impuso obligaciones al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. 

Entre las responsabilidades asignadas están la de que esa dependencia del gobierno nacional debe ser representante legal del páramo y defender sus intereses ante la Agencia Nacional de Minería (ANM). El Tribunal ordenó asimismo que el proceso de delimitación se hiciera garantizando la efectiva participación de las comunidades que han convivido con el ecosistema o que tengan predios en su interior. 

A partir de tal decisión el gobierno nacional, a través de la Oficina de Asuntos Internacionales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), estructuró el proyecto ‘Paramos para la vida’ que recibió el respaldo del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF) con aportes por $23 mil millones de pesos (6 millones de dólares). 

Las áreas de alta montaña cobijadas por el proyecto se localizan en los municipios de Gámeza, Tasco y Socha (Boyacá), correspondientes al páramo de Pisba; Tona y Vetas (Santander), del complejo de páramos Santurbán-Berlín; Puracé y Popayán (Cauca), del complejo de páramos Guanacas-Puracé-Coconucos; y el complejo de páramos Los Nevados, en el eje cafetero. 

De acuerdo con el cronograma definido por la cartera de Ambiente, el proyecto empezará a implementarse el primer semestre de 2021 y tendrá un tiempo de ejecución de cinco años. 

Carlos Correa Escaf, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, aseguró que este proyecto “se da en el marco de la gran alianza por la protección de los ecosistemas de alta montaña y que el mismo generará reactivación económica de la mano de la conservación de los páramos”.

Correa indicó que con este se prevé la protección de 379.000 hectáreas de páramo a través de esquemas de gestión para la conservación, y de 4.000 hectáreas más mediante procesos de restauración, sistemas integrados y de biodiversidad.

‘Páramos para la vida’ incluye una estrategia participativa en la que en conjunto con los habitantes paramunos se pondrán en marcha prácticas amigables y compatibles con la biodiversidad como ecoturismo, agroturismo y agricultura sostenible, al tiempo que se diseñarán mecanismos de reconversión y sustitución gradual de las actividades mineras y agropecuarias de alto impacto tal como lo establece la Ley 1930 de 2018 o Ley de Páramos.

Carlos Lora, jefe del Parque Nacional Natural de Pisba, añadió que este proyecto viene a complementar las acciones que ya se adelantan al interior del parque relacionadas con restauración y conservación participativa, monitoreo participativo y ecoturismo comunitario, al tiempo que incorporará otras a ejecutarse en el área de amortiguación en donde deberá retomarse el trabajo de articulación con las comunidades locales y Corpoboyacá. 

Media