Páramo de El Cocuy, sector lagunillas
Páramo de El Cocuy, sector lagunillas Foto: entreojos.co
Published in Conservación,
Viernes, 29 Mayo 2020 00:16

Plan de Desarrollo de Boyacá debe proteger derechos de campesinos que conviven con áreas protegidas

Diputados le pidieron a la Gobernación incluir proyectos que aseguren la productividad rural y la conservación de los ecosistemas. 

Los conflictos generados por la delimitación de los páramos y la declaratoria de áreas como el Parque Regional Natural Serranía de las Quinchas, ha sido tema central de las sesiones de evaluación del Plan de Desarrollo de Boyacá. 

Integrantes de la Asamblea como Ricardo Rojas, Wilmer Leal, Luis Carlos Ochoa, Yurineil Díaz, Hugo Rosas y Jonatan Sánchez expusieron la problemática que agobia a quienes por décadas han habitado estos territorios frente al temor de ser desplazados por las políticas de conservación. 

Consideraron como fundamental la articulación entre el gobierno de Boyacá y las corporaciones autónomas regionales para emprender acciones dirigidas a asegurar la subsistencia económica de los habitantes rurales, y el que ellos sean aliados de la conservación mediante estrategias de vinculación a tareas de reforestación y de protección. 

Le plantearon al Secretario de Medio Ambiente, Fabio Antonio Guerrero, la gestión de recursos para financiar programas de guardapáramos y de compra de predios en zonas de recarga hídrica. 

Jonatan Sánchez reclamó por un trabajo conjunto de la Gobernación y Corpoboyacá para poner en marcha el Plan de Manejo de la Serranía de las Quinchas, entre Puerto Boyacá y Otache; reconoció que la comunidad de la zona tiene prevenciones hacia la autoridad ambiental por la ausencia de proyectos que los vinculen en las tareas de conservación. 

A estas peticiones se sumó la del diputado Mauricio Rodríguez quien planteó la inclusión de la política pública de medio ambiente, desde la cual se pueda armonizar el actuar de las corporaciones autónomas regionales y evitar así que operen como ruedas sueltas. 

Pidió que se defina un plan específico para la protección de los humedales y un indicador claro y exclusivo que permita hacerle seguimiento al mismo. Consideró clave emprender esfuerzos en educación ambiental y reforestación a fin de asegurar la restauración de áreas deforestadas y la participación efectiva de Boyacá en la meta nacional propuesta por el presidente Iván Duque de sembrar 180 millones de árboles en el cuatrienio.

El diputado Hugo Rosas enfatizó en la necesidad de invertir en un plan efectivo de descontaminación del río Chicamocha, y la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales en los municipios del centro del departamento. Rosas sugirió la inclusión de una estrategia para atender la resolución de los conflictos ambientales en el departamento. 

La situación del lago de Tota fue abordada con insistencia por los asambleístas William Mesa, Yurineil Díaz y Luis Carlos Bernal. Temas como la concertación para el deslinde, el control de la contaminación y del crecimiento de la elodea hicieron parte de sus propuestas. 

Otros asuntos como la dinamización de proyectos de energía solar, de compostaje, de negocios verdes y de solución definitiva al conflicto provocado por los residuos sólidos fueron parte de los debates del componente ambiental del plan de desarrollo. 

Ante los requerimientos expuestos por los miembros de la Asamblea de Boyacá, el secretario de Medio Ambiente de la Gobernación valoró sus aportes y confió en la disposición de recursos y alianzas para materializarlos. 

Respecto al presupuesto asignado a financiar el componente ambiental durante el cuatrienio, se informó que se dispondrá de $24.834 millones de pesos provenientes de recursos de regalías, de destinación específica y de otros de libre destinación. Solo de regalías se han previsto $14.230 millones de pesos.