Planta térmica de la Compañía Eléctrica de Sochagota, en Paipa.
Planta térmica de la Compañía Eléctrica de Sochagota, en Paipa. Imagen: archivo particular
Published in Cambio Climático,
Sábado, 01 Agosto 2020.

“Debemos hacer un pacto por la minería sostenible”

Andrés Wolf, de la Compañía Eléctrica de Sochagota, consideró importante llegar a acuerdos para asegurar el desarrollo integral de Boyacá. 

El planteamiento de Wolf se formuló en el marco de la estrategia ‘Minería bien hecha para la sostenibilidad 2040’ a través de la cual el sector pretende apostarle a proyectos encaminados a reducir la emisión de CO2, y acompañar al fortalecimiento de otros sectores productivos como el turístico y el agropecuario. 

La iniciativa se enmarca en el interés de trabajar por una visión de largo plazo desde la cual se piensen opciones que permitan enfrentar la crisis económica provocada por la “actual situación atípica” de la Covid-19. 

Wolf insistió en que todos deben sumar un granito de arena a fin de diseñar una visión de futuro, “es preciso fundamentar las bases para lograr ese objetivo y eso es posible a partir de valorar los tres pilares de la economía regional: la minería, el turismo y la agricultura”. 

El empresario consideró esencial actuar en conjunto en torno a cada una de estas líneas y recalcó que allí está la fórmula para “reestructurar y reformar la maltrecha economía regional” luego del rezago provocado por la pandemia. 

Defensa de la minería

Andrés Wolf defendió el valor de la minería para el departamento, se refirió al 8 por ciento que aporta al Producto Interno Bruto (PIB), citó los 90 mil empleos directos, el giro de las regalías y los 15 mil millones de toneladas de carbón de reserva de las que dispone la región.

Expresó su preocupación por el manejo de las regalías y llamó la atención sobre la necesidad de invertirlas en lo que corresponde. “No más al despilfarro de recursos, no más porque no están llegando a su destino, no más al clientelismo. Las obras financiadas con las regalías deben ser exigibles porque para eso estamos generando los impuestos y las regalías”. 

¿Es posible la descarbonización? 

Frente a las peticiones de varios sectores de avanzar hacia la descarbonización de las economías para reducir la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI), Wolf argumentó que Colombia es un país con matriz de emisiones limpias. “somos el sexto o séptimo país más limpio en temas de generación. La afectación en materia de GEI no vienen del consumo de carbón sino de otros sectores como la agricultura y el transporte”. Las cifras oficiales señalan que las industrias energéticas contribuyeron con el 14%.

Según los datos arrojados por el Inventario Departamental de Gases de Efecto Invernadero (GEI), del periodo 1990 – 2014, publicado en septiembre de 2019, y citado por el portal Semana Sostenible, “16 departamentos liberan el 75% de las emisiones de GEI en el país y en ese grupo aparecen Antioquia, Meta, Caquetá, Valle del Cauca, Santander, Cundinamarca, Boyacá y Bogotá”.

A este dato se suma el análisis del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (ideam). Allí se concluye que “las actividades que más gases de efecto invernadero generaron fueron las relacionadas con la deforestación y la gestión de las tierras forestales, con un 33%, seguidas por el sector agropecuario (22%), las industrias energéticas (14%), las manufactureras y de la construcción (12%), el transporte (12%), el saneamiento básico (4%) y el residencial (3%).

El presidente de la Compañía Eléctrica del Sochagota, responsable de la generación de energía para la Empresa de Energía de Boyacá y el sistema interconectado nacional, aseguró que la firma ha hecho inversiones orientadas a la reducción de GEI a partir de tecnología de punta, una combustión más tecnificada y limpia y el manejo de los residuos o subproductos. 

Colocó como ejemplo la ceniza resultante del proceso térmico y de cómo está siendo aprovechada por la industria cementera con lo cual se disminuye el uso de cal cocida. “Esa compensación cruzada nos permite reducir la generación de CO2”. 

Se refirió a las voces que piden abandonar el carbón como fuente de energía, “hoy en día las tecnologías permiten el consuno sostenible sin generar impactos radicales en el ambiente. Creo en la reconversión industrial, especialmente para evitar impactos al entorno”

Aunque valoró la importancia de la energía solar, la eólica y aquella generada por el agua a través de las hidroeléctricas, consideró necesario asegurar la confiabilidad del suministro, confiabilidad soportada en la disponibilidad del carbón. Desde su punto de vista, hay incertidumbre frente a las energías renovables en particular porque dependen de condiciones climáticas especiales como el aire, el agua o la luz solar. “El carbón siempre está ahí”, puntualizó.

Al final volvió sobre la necesidad de que el sector minero concrete un acuerdo departamental por la sostenibilidad y el desarrollo integral, se refirió al apoyo brindado a productores de fruta, a la constitución de huertas caseras y a campañas de prevención del consumo de alcohol; también a la asistencia a población de la tercera edad y a jóvenes deportistas; y al acompañamiento a los productores de carbón térmico para el cumplimento de normas mineras y ambientales. 

Media