Print this page
Ejemplares como este mono maicero son víctimas del tráfico de fauna silvestre.
Ejemplares como este mono maicero son víctimas del tráfico de fauna silvestre. Foto: entreojos.co
Published in Cambio Climático,
Lunes, 11 Mayo 2020 20:18

"Nos lo hicimos a nosotros mismos"

Científico asegura que la intrusión del hombre en la naturaleza llevó al surgimiento de la pandemia. 

Fuente: The Guardian

Traducción: María Angélica García Montañez 

El vasto comercio ilegal de vida silvestre y la intrusión excesiva de la humanidad en la naturaleza son los culpables de la pandemia de coronavirus, según un destacado científico estadounidense que dice "esta no es la venganza de la naturaleza, lo hicimos nosotros mismos".

Los científicos están descubriendo que cada año se crean de dos a cuatro nuevos virus como resultado de la infracción humana al mundo natural, y cualquiera de ellos podría convertirse en una pandemia, según Thomas Lovejoy, quien acuñó el término "diversidad biológica" en 1980 y a menudo se lo conoce como el padrino de la biodiversidad. 

"Esta pandemia es la consecuencia de nuestra intrusión persistente y excesiva en la naturaleza y el vasto comercio ilegal de vida silvestre, y en particular, los mercados de vida silvestre, los mercados húmedos, del sur de Asia y los mercados de carne de animales silvestres de África. Es bastante obvio, era solo cuestión de tiempo antes de que algo así sucediera ", dijo Lovejoy, investigador principal de la Fundación de las Naciones Unidas y profesor de ciencias ambientales en la Universidad George Mason.

Sus comentarios se hicieron para marcar el lanzamiento de un informe del Centro para el Progreso Americano argumentando que Estados Unidos debería intensificar los esfuerzos para combatir el comercio de vida silvestre para ayudar a enfrentar las pandemias. 

Los mercados húmedos son mercados tradicionales que venden animales vivos (de cultivo y silvestres), así como fruta fresca, verduras y pescado, a menudo en condiciones antihigiénicas. Se encuentran en toda África y Asia, proporcionando sustento a cientos de millones de personas. El mercado húmedo de Wuhan, que se cree es la fuente de Covid-19, contenía una serie de animales salvajes, incluidos zorros, ratas, ardillas, cachorros de lobo y salamandras. 

Lovejoy dijo que separar a los animales salvajes de los animales de granja en los mercados reduciría significativamente el riesgo de transmisión de enfermedades. “Esto se debe a que habría menos especies nuevas para que los virus se adhieran. Los animales domesticados pueden adquirir estos virus, pero si eso es todo lo que hay en el mercado, realmente reduciría la probabilidad de una fuga de un animal salvaje a un animal domesticado". 

El científico estima que la clave es reducir este tipo de comercio de vida silvestre lo cual ayudaría a disminuir las probabilidades de contacto con animales domésticos. “La gran dificultad es que si los cierras, lo que en muchos aspectos sería lo ideal, se completarán con los mercados negros, y eso es aún más difícil de tratar porque es clandestino", declaró a The Guardian.

La pandemia le costará a la economía mundial $ 1 billón este año, según el Foro Económico Mundial, con las comunidades más afectadas y casi la mitad de todos los empleos en África podrían perderse. "Esto no es venganza de la naturaleza, nos lo hicimos a nosotros mismos. La solución es tener un enfoque mucho más respetuoso de la naturaleza, que incluye lidiar con el cambio climático y todo lo demás”, dijo Lovejoy. 

Sus comentarios se hacen eco de un estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B a principios de abril que sugería que la causa subyacente de la pandemia actual era un mayor contacto humano con la vida silvestre. 

Los expertos están divididos sobre cómo regular el vasto comercio de animales, y a muchos les preocupa que los más pobres estén en mayor riesgo por una represión. Claramente se necesita una acción urgente sobre el comercio de vida silvestre, dijo la doctora Amy Dickman, bióloga conservacionista de la Universidad de Oxford. Dickman estaba "alarmada" por los llamados a prohibir indiscriminadamente el comercio de vida silvestre. 

Ella es una de los más de 250 signatarios de una carta abierta a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) que dice que cualquier transición debe contribuir a crear medios de vida para las personas más vulnerables del mundo, y no menoscabarlos, muchos de los cuales dependen de los recursos silvestres como opción de supervivencia. Otros firmantes de la carta son los representantes de la African Wildlife Foundation, la Sociedad Zoológica de Frankfurt y la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). 

La carta dice: “Covid-19 está infligiendo costos sociales y económicos sin precedentes en países y comunidades, siendo los pobres y vulnerables, más afectados. Los supuestos vínculos del virus con un "mercado húmedo" chino han provocado llamados a prohibir los mercados húmedos y restringir o poner fin al comercio, el uso medicinal y el consumo de vida silvestre. Sin embargo, las prohibiciones y restricciones indiscriminadas corren el riesgo de ser inequitativas e ineficaces". 

Los científicos y las ONG están preocupados de que las restricciones excesivamente simplistas e indiscriminadas agravarán la pobreza y la desigualdad, resultando en un aumento de la criminalidad. Esto podría acelerar la explotación y extinción de especies en la naturaleza, advierten los autores de la carta.

"La gente a menudo parece más dispuesta a señalar con el dedo a mercados lejanos, ya que las prohibiciones allí no afectarán sus vidas cotidianas, aunque a menudo afectarán los derechos de las personas extremadamente vulnerables", dijo Dickman. 

También hay preocupaciones sobre los impactos de una prohibición total de varias poblaciones indígenas, como las tribus de Orinoquia y Amazonia, y los representantes de estas ONG lo describen como un "ataque" a sus medios de vida. 

Mama Mouamfon, que vive en Camerún y dirige una ONG llamada Fondation Camerounaise de la Terre Vivante (FCTV), dijo que prohibir el comercio dañaría los medios de vida: "La carne de bush (galago) es muy importante para las personas en el bosque porque es una de las mejores formas de obtener proteína animal. Con este tema de la pobreza y las personas que viven en áreas remotas, no es fácil para ellos buscar buena carne ", dijo. 

“A veces las personas toman decisiones porque están sentadas en una oficina y están muy lejos de la realidad. Si supieran nuestra realidad, no tomarían esas mismas decisiones”.