Ahorrar agua y luz, y reducir la generación de desechos en tiempos de confinamiento
Imagen: entreojos.co
Published in Educación Ambiental,
Martes, 31 Marzo 2020 23:04

Ahorrar agua y luz, y reducir la generación de desechos en tiempos de confinamiento

El Covid-19 debe hacernos reflexionar respecto a nuestros hábitos cotidianos. Aquí varias recomendaciones para sobrellevar una cuarentena sostenible.

Estar en casa es todo un reto, tanto si vivimos solos como si compartimos el espacio que habitamos con padres, hermanos, tíos, abuelos o personal de servicio.

Un reto no solo por lo que significa la convivencia en medio del confinamiento, sino por el hecho de que en el transcurrir del día cada quien está en lo suyo: unos en la cocina, otros en el estudio, en la sala de televisión o de juegos y unos más en las tareas de aseo y de la provisión de alimentos. En muchos casos los bombillos, las consolas y las pantallas de televisores y computadores están encendidas sin que las estemos utilizando. 

El teletrabajo, la educación virtual y los oficios de la casa conllevan el uso de recursos vitales como agua y energía, a veces en proporciones desbordadas. Dada la actual coyuntura, recopilamos algunas recomendaciones sobre su eficiente utilización.

Naciones Unidas advierte que dos tercios de la población mundial viven en condiciones de grave escasez de agua durante al menos un mes al año, y que unos 500 millones de personas sufren grave escasez de agua en el mundo. Estas son razones suficientes para ser consecuentes y solidarios con comunidades afectadas por limitaciones en materia de cantidad y calidad del agua que requieren.

Cómo ahorrar agua

Imagen: Alcaldía de Bogotá

1. Cierre la llave. Aunque parezca obvia, es una recomendación necesaria. Dejar escapar agua es una práctica que persiste en algunos hogares. El agua no es ilimitada, se acaba y además su desperdicio tiene un costo económico y social. En el lavado de losa, en el aseo de las manos o de la boca el llamado es a abrir el grifo con moderación y a cerrarlo mientras el líquido no sea indispensable. 

2. Uso eficiente. En ciudades de clima frío es común que el agua de la ducha se tome varios segundos antes de salir caliente. Una alternativa para evitar el desperdicio es colocar un recipiente para almacenarla. Esta se puede utilizar luego en el inodoro, en las labores de aseo o de riego del jardín.

3. Lavadora llena. El portal Planeta Inteligente considera que una lavadora a media carga gasta, más o menos, lo mismo que una a carga completa, y recomienda llenarla de ropa. Se estima que así se alcanza un ahorro de 30 litros en cada uso. Sugiere además seleccionar el ciclo adecuado para combinar el ahorro de agua y de energía.

4. Lavado racional de manos. En tiempos de coronavirus la recomendación es lavarse las manos cada tres horas, o cada vez que se tiene contacto con dinero, personas, productos o superficies que puedan estar contaminadas, esta práctica se puede combinar con el uso de gel antibacterial o guantes desechables.

5. Revisar y controlar fugas. El aislamiento también es una buena oportunidad para monitorear escapes de agua en sanitarios, regaderas, lavamanos, lavaplatos y tanques de almacenamiento. Su control aporta de manera significativa al uso eficiente y responsable del recurso.

Ahorro de energía

El encierro obligatorio propicia el uso masivo de equipos de cómputo, televisores, consolas de juego y máquinas para ejercitarse, entre otras, además de los electrodomésticos propios de las dinámicas del hogar: lavadoras, licuadoras, hornos, aspiradoras, etc. 

Algunos consejos de ahorro son los siguientes:

1. Apaga o desconecta aquellos equipos que no estén en uso, eso incluye bombillas, lámparas de habitaciones, monitores de computadores y cargadores.

2. Aprovecha de manera eficiente el calor de hornos y estufas eléctricas. Tapar las ollas permite una cocción más rápida de los alimentos y disminuir el consumo de energía. Algo similar sucede con la lavadora: entre más ropa se lave junta mejor. En el caso de los hornos estos se pueden aprovechar mejor si en ellos se hornea más de un plato a la vez.

3. Planchar o no planchar. Por economía, por falta de tiempo, o porque una prenda alisada es lo de menos, según los actuales cánones de la moda informal, es común que muchas personas no planchen muchas de sus prendas. Ropa deportiva, interior, de cama, limpiones, incluso camisetas o jeanes es doblada luego de haber sido lavada y colgada adecuadamente. Reducir el uso de la plancha contribuye al ahorro y reduce la emisión de CO2.

4. La luz del sol, bien aprovechada, evita que las bombillas estén encendidas todo el día. Por eso es recomendable leer o trabajar cerca a ventanales, siempre y cuando no genere altos niveles de exposición lumínica o de vulnerabilidad en términos de riesgos de seguridad personal.    

5. La empresa de energía de Boyacá aporta consejos adicionales:

- Usar bombillas ahorradoras. Economizan hasta un 90 por ciento el consumo.

- Verificar y limpiar periódicamente los empaques de las neveras o congeladores para asegurar eficiencia en la refrigeración de alimentos. Procurar que la apertura de las puertas sea breve, así se aprovecha de mejor manera el frío que generan estos electrodomésticos.

Menos residuos

Las normas del gobierno nacional, y de los gobiernos departamental y municipales, a través de las cuales se decretó tanto el simulacro de aislamiento como el aislamiento preventivo obligatorio, exceptúa a las empresas o personas que prestan servicio de domicilios.

En el Decreto 457, firmado por el presidente Iván Duque, hay dos artículos que así lo disponen: el 12 y el 20. Aquí la recomendación es que la solicitud de estos envíos a casa sea racional de tal forma que se genere la mínima cantidad de desechables posible. 

El artículo 12 determina lo siguiente: “La comercialización presencial de productos de primera necesidad se hará en mercados de abastos, bodegas, mercados, supermercados mayoristas y minoristas y mercados al detal en establecimientos y locales comerciales a nivel nacional, y podrán comercializar sus productos mediante plataformas de comercio electrónico y/o por entrega a domicilio”.

Y el artículo 20 establece que “la comercialización de los productos de los establecimientos y locales gastronómicos mediante plataformas de comercio electrónico o por entrega a domicilio”.