La invasión de sus riberas y la desecación de su caudal fue propiciada por el Estado y aprovechada por los terratenientes.