Foto: Diego Alejandro Peña
Ricardo López reportó inversiones por $ 22.600 millones en 2016.

“Haremos fiesta cuando recuperemos el Chicamocha”

Aunque el parrando será para celebrar que en Boyacá hay una mejor sociedad, dijo el director de Corpoboyacá, Ricardo López.

Las palabras del funcionario fueron pronunciadas durante el lanzamiento del documental ‘Con los pies en la tierra’, y son propicias para ambientar el informe de rendición de cuentas que presentó el pasado martes 21 de febrero ante los alcaldes que integran la Asamblea General de la entidad.

En entrevista con EntreOjosCo, López Dulcey hizo una síntesis de las tareas que considera más significativas como el proyecto de adecuación hidráulica del río Chicamocha al que denominó como el más importante que se haya emprendido para adaptar al departamento a las circunstancias que genera al cambio climático.

“Con el río restablecido, la naturaleza no nos volverá a golpear como ocurrió durante el fenómeno de la niña en los años 2010 y 2011”, sentenció el director de la entidad al detallar que entre 2012 y 2015 se adelantó la topografía  y la batimetría (una técnica para determinar la profundidad de su cauce) desde el río Jordán, en Tunja, hasta el sector de Vado Castro, entre Tópaga y Sogamoso.

En 2016 se prosiguió con la fase de hidrología, evaluación hidráulica y diseño hidráulico, y entre 2017 y 2018 se trabajarán los diseños definitivos del trazado de la ronda de lo que será, en palabras de López Dulcey, “el nuevo río”. Al precisar su alusión a la fiesta, explicó que el día en que se restablezcan las condiciones este cuerpo de agua habrá que celebrar que los boyacenses han aprendido a ser más responsables con sus recursos.     

De esta manera se espera regresarle la dignidad a la corriente hídrica más importante del centro del departamento que por la desidia estatal e irresponsabilidad ciudadana se ha convertido en una cloaca. 

Actualmente se adelanta el estudio para definir la ronda de protección ambiental del Chicamocha.

Delimitación pero con plata

La delimitación de los páramos Tota – Bijagual – Mamapacha, Iguaque – Merchán, Rabanal y el del  Altiplano Cundiboyacense, determinadas por el Ministerio de Ambiente, y los estudios de seis de los siete complejos de páramos de la jurisdicción de Corpoboyacá, es otro de los logros enumerados por el director de la autoridad ambiental.

Sin embargo, al funcionario le preocupan los recursos que se requieren para financiar la protección de las 535 mil hectáreas de páramo, cobijadas por la delimitación, así como los procesos de reconversión productiva de las comunidades que tendrán que dejar la ganadería y la agricultura  y dedicarse a otras actividades menos impactantes en esos ecosistemas.

Su esperanza está en los recursos del posconflicto y en los dineros que se puedan percibir por compensación ambiental, especialmente de gobiernos europeos que estén dispuestos a pagar por las millones de toneladas de dióxido de carbono que capturan los páramos de Boyacá.

El argumento de la Corporación se sustenta en una investigación realizada en asocio con la UPTC y que será presentada próximamente en un libro titulado ‘Suelos de los páramos de Boyacá, ecosistemas potenciales para la captura de carbono’. Las indagaciones y las pruebas realizadas permitieron establecer que el suelo y la vegetación de estos ecosistemas responden eficientemente a la retención de CO2.

En materia de preservación de áreas protegidas, López Dulcey valoró el respaldo del Consejo Directivo para la aprobación del Plan de Manejo del Parque Regional Natural Serranía de las Quinchas en el que, en alianza con la Gobernación de Boyacá, el ministerio de Ambiente y los municipios de Otanche y Puerto Boyacá, se emprenderán labores de restauración natural y promoción de actividades productivas sostenibles como la agroecología y el turismo ambiental comunitario. 

En desarrollo de la audiencia de rendición de cuentas ante la Asamblea General de la Corporación, López aseguró además que durante la vigencia fiscal de 2016 se comprometieron recursos de inversión por $22.600 millones con los cuales se financiaron, en proporciones variadas, los 50 proyectos que están incluidos en el Plan de Acción vigente hasta 2019.

Los detalles de este informe de gestión del año anterior, por cada una de las cinco líneas estratégicas, los nueve programas y los 13 subprogramas del plan, pueden consultarse directamente aquí.

La Asamblea, que sesionó en el Aula Ambiental de la Corporación, en Tunja, también eligió a los cuatro alcaldes que conforman el Consejo Directivo para el periodo 2017 – 2018: Leonardo Patiño Quijano, de Tibasosa; Ramiro Daza Mora, de El Cocuy; Edgar Roberto Parra Roa, de Berbeo; y Víctor Hugo Forero Sánchez, de Villa de Leyva. El organismo decidió ratificar a Héctor Manuel Solano como revisor fiscal.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Publicidad

Contenido Relacionado

Podcast: Una ciudad endeudada

Dairo Benítez Villareal, ingeniero ambiental de la UNAD, hace una radiografía de la situación ambiental de Duitama y de los retos de sus autoridades.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Scroll Up