La crisis climática no está disminuyendo y la concentración de dióxido de carbono está aumentando peligrosamente.