Este tratado internacional garantiza el acceso a la información, la participación pública y a una justicia efectiva en asuntos ambientales.