La operación hace parte de un plan para la restauración de áreas deforestadas en la Orinoquia a partir de la alianza entre las fuerzas militares y las autoridades ambientales.