Expertos les recomendaron incluir programas de conservación en los planes de desarrollo y hacer una adecuada gestión del ecosistema.

Un año después de su presentación, autoridades anunciaron el inicio del programa de reconversión tecnológica del cultivo de cebolla.

Los firmantes del documento se comprometieron a utilizar los mecanismos legales y constitucionales para defender los derechos de la naturaleza.

Se trata de un ecosistema de 685,89 hectáreas ubicado entre los municipios de Nuevo Colón y Tibaná.

La deforestación amenaza el equilibrio natural de la zona. A través de la educación ambiental pretenden cambiar la historia.

El monitoreo fue posible gracias a trabajo conjunto de Parques Nacionales, La Universidad Nacional y Corpoboyacá.