Foto: ConexiónCoop

Bosques contienen diez veces más energía que la consumida anualmente en el mundo

Gracias a su potencial 2.400 millones de personas pueden cocinar, hervir agua y calentar sus hogares, revela un reporte de las Naciones Unidas.

Fuente: ConexionCoop

El 21 de marzo se celebró el Día Internacional de los Bosques. Este año, la organización de las Naciones Unidas subraya cómo la dendroenergía (la energía que proviene de los árboles) contribuye de manera significativa a mejorar la vida de las personas, fomentar el desarrollo sostenible y mitigar el cambio climático.

La madera es una importante fuente de energía renovable. La madera proporciona más energía que la generada por el sol, el agua o el viento. En la actualidad, subrayan desde la ONU, la madera representa aproximadamente el 45% del suministro de energía renovable en el mundo (27% en África, 13% en América del Sur y el Caribe y 5% en Asia y Oceanía).

La madera desempeña un papel importante tanto en los países en desarrollo como en algunos industrializados. En torno a la mitad de la producción mundial de madera (unos 1.860 millones de metros cúbicos) se utiliza como fuente de energía para cocinar, calentarse y generar electricidad.

«Gracias a los combustibles provenientes de las masas boscosas (o dendrocombustibles), 2.400 millones de personas pueden cocinar, hervir agua y calentar sus hogares», concretan desde la organización.

La dendroenergía es un motor del desarrollo económico. Casi 900 millones de personas, sobre todo en los países en desarrollo, se dedican al sector de energía de origen forestal a tiempo completo o parcial. La modernización de este sector energético puede ayudar a revitalizar las economías rurales y estimular el desarrollo empresarial: un aumento de las inversiones en la producción de dendroenergía y dendrocombustibles avanzados puede proporcionar ingresos para financiar una mejor gestión forestal, más bosques en crecimiento y más puestos de trabajo.

Los árboles contribuyen a una mayor calidad de vida y al ahorro energético en las zonas urbanas, señala la ONU. La colocación estratégica de árboles en las zonas urbanas puede enfriar el aire entre 2 y 8º C.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Publicidad

Contenido Relacionado

Moro araña

La primera vez que vi al zambo

Camila Morales, documentalista, relata su encuentro con el mono araña, un primate en peligro de extinción, descubierto en el piedemonte llanero.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Scroll Up