Gustavo Petro Urrego, presidente de Colombia. Foto: Casa de Nariño.

“Debemos encontrar un modelo económico que sea sostenible”

En su discurso de posesión, el presidente Gustavo Petro Urrego se comprometió a promover el equilibrio climático.

El nuevo jefe de gobierno dedicó la parte central de su intervención a ratificar sus propuestas de campaña en relación con las medidas que adoptará su gobierno para descarbonozar la economía, combatir a la criminalidad que arrasa con los bosques y las áreas protegidas, y acelerar la transición hacia energías limpias.

“Que el futuro verde sea posible”, dijo Petro en su primera alusión al tema ambiental en su discurso de posesión el pasado 7 de agosto en la Plaza de Bolívar de Bogotá.

En las líneas iniciales les dio total crédito a los científicos en relación con sus diagnósticos y sus llamados de atención sobre la situación del planeta:

“El cambio climático es una realidad y es urgente, no lo dicen las izquierdas o las derechas, lo dice la ciencia, tenemos y podemos encontrar un modelo que sea sostenible social, económica y ambientalmente. Solo habrá un futuro si equilibramos nuestras vidas y la economía de todo el mundo con la naturaleza.

La ciencia ha anunciado la extinción de la especie humana en apenas uno o dos siglos por los efectos en la salud que traería la crisis climática, uno o dos siglos nos quedan.

El virus del covid le mostró a toda la humanidad la alerta viva y real de esta posibilidad. La ciencia no parece equivocarse, por eso desde esta Colombia le pedimos al mundo acción y no hipocresía, nosotros estamos dispuestos a transitar hacia una economía sin carbón y sin petróleo, pero poco ayudamos a la humanidad con ello.

Petro hizo énfasis en la necesidad de consolidar una alianza mundial para proteger a la Amazonía:

“No somos nosotros los que emitimos los gases efecto invernadero, son los ricos del mundo quienes lo hacen acercando al ser humano a su extinción, pero nosotros sí tenemos la mayor esponja de absorción de estos gases, después de los océanos: la selva amazónica.

Uno de los pilares del equilibrio climático y de la vida en el planeta es la selva amazónica, ¿vamos dejar que se destruya esa selva para dejar a un punto de no retorno en la extinción de la humanidad?, o ¿vamos a salvarla con la humanidad misma que quiere seguir viviendo en esta tierra?

¿Dónde está el fondo mundial para salvar la selva amazónica?, los discursos no la salvarán, podemos convertir a toda la población que hoy habita la Amazonía colombiana en una población cuidadora de la selva, pero necesitamos los fondos del mundo para hacerlo.

Si es tan difícil conseguir esos dineros, que las tasas carbón, que los bonos verdes, que los fondos del clima pactados deberían otorgar para salvar algo tan esencial, entonces le propongo a la humanidad cambiar deuda externa por gastos internos para salvar y recuperar nuestras selvas, bosques y humedales.

Disminuyan la deuda externa y gastaremos el excedente para salvar la vida humana. Si el Fondo Monetario Internacional (FMI) ayuda a cambiar deuda por acción concreta contra la crisis climática tendremos una nueva economía próspera, y una nueva vida para la humanidad.

Se acabaron los no se puede, los siempre fue así, hoy empieza la Colombia de lo posible, hoy empieza nuestra segunda oportunidad, hoy soy el presidente de toda Colombia. Es mi deseo y mi deber.

Gustavo Petro abogó por una unión latinoamericana que asuma en reto de impulsar las energías amigables con el ambiente:

“América Latina se tiene que coordinar para trabajar en conjunto por la investigación científica, ¿hay una red de energía eléctrica que cubra toda América?, ¿hemos logrado acaso que las fuentes de nuestras energías sean limpias?, ¿no es acaso hora de impulsar a la empresas petroleras de propiedad estatal y a nuestras empresas de transmisión eléctrica a construir el instrumento empresarial y financiero latinoamericano que aboque por inversiones en la generación de las energías limpias y en la transmisión de esa energía a escala continental?.

Colombia hará su énfasis internacional en alcanzar los acuerdos más ambiciosos posibles para frenar el cambio climático y defender la paz mundial.

Buscaremos una alianza con el mundo árabe en el camino de transitar hacia nuevas economías descarbonizadas”.

En la parte final de su alocución, Gustavo Petro esbozó un decálogo de sus compromisos de gobierno, y el octavo punto lo dedicó al cuidado de la tierra:

“Protegeré nuestro suelo y subsuelo, nuestros mares y ríos. Nuestro aire y cielo. Nuestros paisajes nos definen y nos llenan de orgullo. Y, por eso, no voy a permitir que la avaricia de unos pocos ponga en riesgo nuestra biodiversidad. Vamos a enfrentar la deforestación descontrolada de nuestros bosques e impulsar el desarrollo de las energías limpias y renovables. Colombia será potencia mundial de la vida. El planeta Tierra es la «casa común» de los seres humanos. Y Colombia, desde su enorme riqueza natural, va a liderar esta lucha por la vida planetaria.

Seguridad alimentaria

El presidente Petro Urrego dijo al respecto que el país tiene todas las condiciones para superar los problemas de desnutrición y de acceso a alimentos sanos y saludables”

“Colombia es un país que puede y debe gozar de soberanía alimentaria para lograr que el hambre sea cero. Una misión del estado, con todo el sector privado que quiera unirse, debe garantizar una alimentación sana de toda la sociedad colombiana y lograr incluso excedentes para la exportación.

Tenemos que garantizar la producción de alimentos que necesita nuestro pueblo. Solo si producimos seremos ricos y prósperos como sociedad. La riqueza está en el trabajo y el trabajo es cada vez más de la inteligencia”.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Publicidad

Contenido Relacionado

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Foto: archivo particular.
Conflictos

¿Qué pasa en Campo Moriche?

El área de explotación petrolera operada por Mansarovar Energy, en Puerto Boyacá, ha registrado dos contingencias en cinco meses.