La emergencia fue atendida por soldados del Grupo Mecanizado No. 1 Silva Plazas, y funcionarios de Parques Nacionales.

El responsable podría ser desterrado durante 12 años como medida de castigo por el daño ambiental ocasionado.