Los firmantes del documento se comprometieron a utilizar los mecanismos legales y constitucionales para defender los derechos de la naturaleza.

Representantes de esta etnia en Puerto Boyacá expresaron su preocupación por las quemas que deterioran el bosque y el uso de agroquímicos.