Hace 15 años, el 6 de junio de 2004, el páramo de Siscunsí, en Sogamoso, fue epicentro de la primera liberación de seis cóndores en Boyacá.

Las que habitan en áreas de páramo y bosque de niebla podrían ser las más afectadas concluye el estudio.

Nueve de cada 10 ejemplares de fauna nativa mueren durante su transporte ilegal. Corpoboyacá estima que el 50 por ciento de los que continúan ‘secuestrados’ permanecen amarrados o enjaulados.

Corpoboyacá realiza a partir de este martes 4 de diciembre el VII Encuentro del Comité Regional de Áreas Protegidas.

Ataques con perdigones se constituyen en la principal forma de agresión a estas aves. En 2018 se han atendido 10 casos.   

Aves, mamíferos y reptiles son las tres especies mayormente afectadas por el tráfico ilegal, de acuerdo con los registros tanto de Corpoboyacá como de la Policía Ambiental.

La jornada, que no genera costo para los participantes, se realizará el sábado 5 de mayo entre las 12:01 a.m. y las 11:59 p.m. 

Luego de ser víctimas de tráfico y tenencia ilegal de fauna silvestre, siete monos cariblancos regresaron a su hábitat. 

Corpoboyacá y la Fundación Panthera iniciaron un programa para el manejo de conflictos con estos depredadores naturales.