Foto: Archivo particular
Relleno Sanitario Terrazas del Porvenir de Sogamoso. Foto: archivo particular.

Inadecuado manejo de aguas de escorrentía en el relleno sanitario de Sogamoso

Así lo determinó la Unidad de Gestión del Riesgo luego del deslizamiento al interior del sitio de disposición final de desechos.

Esta dependencia del gobierno departamental presentó a través de su director, Manuel Fernando Castellanos Tovar, un informe de la inspección realizada al relleno sanitario Terrazas del Porvenir, un día después de la emergencia ocurrida en este sector de la vereda San José Porvenir, al norte de Sogamoso.

Durante la primera mesa técnica realizada el pasado 19 de diciembre, en las instalaciones del Instituto Técnico Gustavo Jiménez, Castellanos leyó el informe preparado por un equipo interdisciplinario de la Unidad Administrativa Especial para la Gestión del Riesgo de Boyacá.

Allí se describe que el deslizamiento está vinculado a una de las terrazas del relleno sanitario, tiene aproximadamente 900 metros cuadrados y se desarrolla en una pendiente del 60 al 70 por ciento.

El personal de la Unidad de Gestión del Riesgo de Boyacá estableció que dentro del cuerpo del deslizamiento se evidencia un tubo que drena agua constantemente y consideró pertinente establecer la procedencia del mismo. En opinión de los técnicos, este flujo constante contribuye a la generación y a la activación del proceso de remoción en masa actual.

Durante el recorrido se evidenció que las cunetas perimetrales aledañas al deslizamiento no entregan el agua lluvia que conducen a una fuente hídrica cercana, y que esta se esparce por el talud afectando el deslizamiento.

Sumado a eso, el reporte presentado por Castellanos advierte sobre una grieta de un centímetro localizada a una distancia de tres metros de la corona del deslizamiento por la que se infiltra agua de escorrentía. “Esta puede generar una superficie de falla de deslizamiento incrementando el área de afectación”.

En otro apartado del informe de la Unidad de Gestión del Riesgo de Boyacá se estima que el aumento de las precipitaciones, aunado a la naturaleza de los materiales arenosos y limo archillosos, “provocan una saturación del suelo y el desprendimiento de material disminuyendo gradualmente la resistencia al esfuerzo cortante del suelo y el incremento de las fuerzas gravitacionales”.

El diagnóstico de la entidad es concluyente y compromete directamente a la Compañía de Servicios Públicos de Sogamoso (Coservicios), responsable de la operación del relleno sanitario Tarrazas del Porvenir. El mismo determinó que “hay manejo inadecuado de las aguas de escorrentía ya que las cuentas y zanjas no se encuentran impermeabilizadas y no tienen un sitio de disposición y entrega final” y sobre el tubo del cual drena líquido en el cuerpo del deslizamiento consideró lo siguiente: “contribuye con la saturación del suelo y facilita la remoción constante de material”.

A partir de este análisis, la Unidad Administrativa Especial para la Gestión del Riesgo de Boyacá le recomendó a Coservicios y a las autoridades locales emprender varias acciones:

– Realizar un estudio de flujo de agua en el suelo de la zona de influencia del deslizamiento para determinar el caudal de la infiltración, y controlar el movimiento del agua en el suelo y la posibilidad de la erosión interna.

– Canalizar las aguas con tubería y descargarlas en otro sitio distante del problema.

– Realizar estudios geológico, geotécnico e hidrogeológico en el área de influencia del deslizamiento encaminado al diseño de obras de estabilización del talud.

– Realizar un análisis funcional de las cunetas aledañas al deslizamiento, un perfil detallado del material dispuesto en el talud donde se generó el deslizamiento y evaluar permanentemente la grieta existente en la corona del talud.

Lixiviados, un problema mayor

La comunidad asegura que por el zanjón de Las Nosas fluyen lixiviados provenientes del relleno sanitario de Sogamoso.

Aunque el pronunciamiento de la Unidad Administrativa Especial para la Gestión del Riesgo de Boyacá no asocia la ocurrencia del deslizamiento al presunto mal manejo de las aguas residuales del relleno o lixiviados, como lo ha advertido la comunidad de la zona, el director de Corpoboyacá, Herman Amaya Téllez, admitió el evidente conflicto con esa sustancia contaminante.

Los habitantes de las veredas San José Bolívar y San José Porvenir, así como del barrio El Diamante, han denunciado en varias oportunidades el impacto de los lixiviados sobre el zanjón de Las Nosas y la quebrada Matayeguas.

Han sido testigos del discurrir de este fluido que transporta sustancias contaminantes sobre potreros, aljibes y reservorios, situación que compromete la integridad del suelo, la calidad de los pastos y del agua para el ganado.

Estas razones, y el deslizamiento del pasado 4 de diciembre, fueron el detonante de la protesta social que llevó al bloqueo de la vía de acceso al relleno y de carreteables aledaños como la que conduce hacia Monguí, Corrales, Tópaga y Mongua.

El levantamiento popular, que duró un poco más de una semana, tuvo que ser suspendido por la advertencia de los mineros de intervenir a la fuerza para permitir el paso de sus volquetas cargadas con carbón, la presión de los alcaldes de la región y la orden de despeje dada por el alcalde Rigoberto Alfonso al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía Nacional.

Los habitantes de la zona norte de Sogamoso piden compensación por los impactos sanitarios y ambientales genertado por el relleno sanitario.

La actuación de Corpoboyacá

La autoridad ambiental regional ha estado en medio del debate. Los líderes de la protesta han cuestionado su efectividad en el control y seguimiento a lo que viene ocurriendo en el relleno sanitario de Sogamoso y le piden investigar a la Compañía de Servicios Públicos.

Además de la deficiente gestión de los lixiviados, dentro de las irregularidades expuestas por los habitantes de la zona están el mal manejo de los residuos hospitalarios. Los veedores ambientales aseguran que estos no se entregan a firmas especializadas para su manejo, sino que son enterrados sin ningún tipo de tratamiento en el relleno.

A esto se añaden las quejas por los malos olores y la presencia de roedores y zancudos, el deterioro de las vías por el permanente tránsito de vehículos cargados con basuras y el hecho de que en Terrazas del Porvenir se estén recibiendo desperdicios de 42 municipios.

Según el gerente de Coservicios, Pedro Barrera, diariamente están ingresando al relleno 130 toneladas diarias.

Frente a las críticas a Corpoboyacá, el director de la entidad, Herman Amaya Téllez, sostuvo que el informe técnico de una reciente visita al sitio de disposición arrojará información clave para tomar decisiones al respecto. Como se registró anteriormente, Amaya admitió problemas en el manejo de los lixiviados y se refirió a la urgente finalización de las obras de la planta para tratarlos.

Amaya sostuvo que la Corporación ha realizado tres operativos contra empresas que operan cerca del relleno por presuntos incumplimientos de normas ambientales, mencionó igualmente dos procesos sancionatorios en contra de Coservicios, estos ya concluyeron su etapa procesal y se espera la pronta notificación del gerente Pedro Barrera para continuar con su trámite. 

El director de Corpoboyacá dijo finalmente que en los próximos días se convocará a una audiencia pública ambiental para abordar las problemáticas asociadas a la operación del relleno sanitario de Sogamoso.

entreojos.co ha intentado infructuosamente obtener una declaración del gerente de Coservicios y del alcalde de Sogamoso sobre los reparos expuestos y la realidad de lo que sucede en Terrazas del Porvenir, sin embargo, no ha obtenido respuesta.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Publicidad

Contenido Relacionado

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Foto: entreojos.co
Conservación

A ‘pajariar’ sumercé

Observadores de aves recorrerán 60 rutas de Boyacá para monitorear la avifauna del departamento en el Global Big Day 2019 del 4 de mayo.