Foto: entreojos.co
El ecoturismo es una de las alternativas económicas de quienes conviven con áreas de bosque o páramo.

Miel del páramo o de un bosque de roble, algunas alternativas de los negocios verdes sostenibles de Boyacá

Al finalizar 2020, 55 negocios verdes contarán con el aval de Corpoboyacá para incursionar en este selecto grupo de empresas comprometidas con el cuidado de la naturaleza. 

A la fecha hay 30 negocios verdes sostenibles con certificación de cumplimiento de los criterios de verificación determinados por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. A pesar de este nivel de avance, Corpoboyacá, en alianza con el SENA y la Gobernación, les siguen acompañando en su etapa de fortalecimiento. 

Natalia Vásquez, subdirectora de Ecosistemas de la Corporación, indicó que de acuerdo con lo previsto en el Plan de Acción 2020 – 2023, el principal objetivo de esta línea de trabajo institucional es lograr el reconocimiento de este tipo de negocios como actividades económicas de impacto positivo con el ambiente. “La estrategia prevista cuenta con tres fases: identificar, verificar y avalar negocios verdes”, explicó la funcionaria.

En el marco de ese empeño, Corpboyacá abrió a comienzos de 2020 una convocatoria a la que se postularon 150 firmas de las cuales fueron seleccionadas 90, con estas se avanzó en un proceso de diagnóstico tomando como punto de partida los lineamientos del Ministerio: 

– Contar con un componente de protección del medio ambiente.

– Generar desarrollo y equidad social

– Procurar desarrollo económico equitativo. 

Esta labor incluyó visitas del personal evaluador a cada una de las experiencias seleccionadas y distribuidas en las provincias de la jurisdicción de esta autoridad ambiental. De acuerdo con el cronograma previsto, a mediados de diciembre se conocerán los nuevos 25 negocios avalados durante la actual vigencia.   

Natalia Vásquez precisó que este grupo de productores y prestadores de servicios pasarán a una siguiente fase diseñada para pulir sus características, superar sus debilidades y fortalecer sus potencialidades, una labor respaldada por el SENA, las cámaras de comercio de Boyacá, la Secretaría de Desarrollo Empresarial del departamento y las universidades de la región. 

La funcionaria consideró necesario diferenciar entre un emprendimiento y un negocio verde sostenible. Explicó que el primero se encuentra en la fase de idea y se refirió a la asesoría brindada a quienes lo lideran a fin de alcanzar su concreción. En esta labor participan en alianza Corpoboyacá, el Ministerio de Ambiente, Corpochivor y el Fondo Emprender. El negocio verde sostenible es aquel en donde ya hay producción amigable con la naturaleza, ingresos, rentabilidad y equidad social.

Beneficios de los negocios verdes

Además de su impacto positivo en el uso y aprovechamiento de los recursos naturales, la metodología diseñada para este programa liderado por el Ministerio, incorpora una asesoría continua, la elaboración de un plan de mejora y la revisión constante de las metas. 

Los negocios verdes certificados por la Corporación tienen acceso a ferias y a ruedas de negocios, ingresan al portafolio diseñado por las instituciones para promover sus productos o servicios, y son distinguidos con la marca ‘Soy Boyacá’, un reconocimiento de la Gobernación, “un lema comercial destinado a la promoción de productos del departamento” y su posicionamiento en mercados nacionales e internacionales. 

Para 2021 Corpoboyacá tiene previsto brindar asesoría a los negocios verdes sostenibles en temas como diseño, marca y marketing digital. 

Negocios verdes y sus variedades

Todos los negocios verdes se clasifican en tres categorías: bienes y servicios sostenibles provenientes de recursos naturales, ecoproductos industriales y mercados de carbono. 

En los primeros se encuentran artículos y servicios alimenticios, sistemas de producción ecológicos y orgánicos, el turismo de naturaleza, recursos provenientes de la fauna silvestre y aquellos provistos por los bosques.

En la jurisdicción de Corpoboyacá hay negocios de apicultura con sus particularidades, unos provienen del páramo, mientras que otros proceden de bosques de roble. “Desde la Corporación buscamos acompañarlos para que puedan identificar aquello que los diferencia de los demás, un factor clave a la hora de la comercialización”, informó la subdirectora de Ecosistemas de la Corporación.  

En este grupo también hay alimentos procesados y frescos a partir de frutos silvestres, producción de quinua, deshidratados, chocolates, cerveza artesanal y cosméticos elaborados con plantas y semillas, hortalizas y cultivos hidropónicos, además de artesanías, accesorios y servicios ecoturísticos.  

En el campo de los ecoproductos industriales están las empresas dedicadas a la recuperación de plástico y la generación de nuevos materiales para hacer mobiliario urbano; también el reciclaje de otros residuos como chatarra. 

En lo relativo a los mercados de carbono, Corpoboyacá adelanta desde 2019 un piloto nacional denominado ‘Mercado voluntario regional de Carbono’ del que participan alrededor de 30 empresas de la región comprometidas con la reducción de los gases de efecto invernadero. 

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Publicidad

Contenido Relacionado

Alcalde implicado en ecocidio

Henry Suta Toca, jefe de Gobierno de Sotaquirá, deberá responder por la apertura de una vía en el páramo de Iguaque – Merchán.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Humedal
Conservación

¿Es o no es un humedal?

La Alcaldía de Tunja y Corpoboyacá deberán definir si el cuerpo de agua que inundó un conjunto de apartamentos en el norte amerita medidas de protección.

entreojos.co
Eventos

No todo es basura

En el suroriente de Boyacá el 70 por ciento de los desechos son orgánicos y su tratamiento podría contribuir al bienestar de la región.