Foto: Corpochivor
Las palmas que serán distribuidas en el suroriente de Boyacá fueron elaboradas por artesanas de Somondoco.

Pecado es utilizar la palma de cera el domingo de ramos

Autoridades ambientales confían en que la Iglesia Católica y su feligresía contribuyan con la preservación de esta especie.

El loro orejiamarillo es una de las víctimas de la explotación ilegal de la palma de cera en la zona andina colombiana, por esa razón las autoridades ambientales, el Ejército y la Policía Nacional conformaron un frente común para prevenir la tala, el transporte y la comercialización de este material vegetal que a pesar de las restricciones aún es utilizado durante el rito religioso del ‘Domingo de Ramos’.

Cada año se ejecutan campañas de difusión y operativos de registro y control, sin embargo, y especialmente en poblaciones pequeñas, el uso de las hojas de esta palma y de la palma de vino persiste como parte de una arraigada tradición cultural que prevalece a pesar del deterioro ambiental ocasionado.

En 2017 las corporaciones autónomas regionales que tienen jurisdicción sobre los departamentos de Boyacá y Casanare intensificaron las estrategias de educación y comunicación dirigidas a persuadir a los católicos a utilizar plantas ornamentales o artificiales para las celebraciones del próximo domingo.     

Ramos de calceta de plátano

Con desechos de la cosecha de plátano se elaboraron los ramos de Semana Santa. Foto: Corpochivor

Corpochivor, que ejerce su autoridad al suroriente de Boyacá, recurrió a las artesanas de Somondoco para producir ramos ecológicos a partir de los residuos de la cosecha del plátano, promoviendo así la producción sostenible y la conservación de especies forestales en condición de vulnerabilidad.

De esta manera, y en asocio con la Diócesis de Garagoa y la Policía Nacional, se distribuirán cinco mil ramos artesanales. La entidad también entregará cinco mil árboles de especies nativas que luego de las celebraciones podrán sembrarse en las parcelas de la región.

Fabio Guerrero, director de esta Corporación, advirtió que las personas que incurran en el uso de estas palmas y de Endrino, de la que también se hacen ramos, deben asumir responsabilidades penales contempladas en la Ley 1453 de 2011 que en su artículo 29 prevé prisión de 48 a 108 meses y multa de hasta 35 mil salarios mínimos legales mensuales vigentes.

‘Que tu pecado no sea acabar la palma de cera’

En territorio de Corpoboyacá, que hace presencia en 87 de los 123 municipios de Boyacá, se articuló el trabajo con la Primera Brigada del Ejército a través del Grupo de Caballería Mecanizado No. 1 Silva Plazas, de Duitama; del Batallón de Artillería No. 1 Tarqui, de Sogamoso; y del Batallón de Infantería No. 1 Simón Bolívar, de Tunja.

Con uniformados de estas guarniciones y de la Policía Metropolitana de Tunja, y de estudiantes del colegio La Presentación y de la Institución Educativa Libertador Simón Bolívar, se elaboraron mil ramos a partir de la tela desechada de vallas y pendones publicitarios, material que no es reutilizado y que generalmente termina en los rellenos sanitarios. 

Estos ramos artificiales serán entregados el domingo 9 de abril en parroquias de poblaciones y ciudades como Miraflores, Soatá, Socha, Pauna, Moniquirá, Arcabuco, Villa de Leyva, Tunja, Duitama y Sogamoso 

Con esta estrategia de reciclaje y de producción sostenible, las autoridades ambientales de Boyacá buscan contrarrestar la destrucción de la palma de cera especialmente  en las provincias de Lengupá, Márquez, Neira, Ricaurte y Tundama, donde en mayor proporción se advierte la desaparición del árbol nacional.

De manera paralela la fuerza pública extremará sus operativos en corredores críticos de movilización como los de Moniquirá – Arcabuco – Barbosa, Duitama – Santa Rosa de Viterbo, el Occidente del departamento y Tunja – Bogotá.

En Casanare, plantas en lugar de ramos

Martha Plazas, directora de Corporinoquía, pidió el apoyo de la Iglesia Católica para evitar la comercialización de la palma de cera.  

Treinta mil palmas areca pondrá a circular la Corporación Autónoma Regional de la Orinoquía (Corporinoquía) en los cinco departamentos de su jurisdicción en una alianza con las parroquias de esta región del país.

Además del propósito religioso, se pretende que esta especie pueda ser plantada por los fieles y así contribuir con la estrategia de arborización que adelanta la entidad, de acuerdo con lo expresado por la coordinadora del grupo de quejas y contravenciones ambientales, Andrea López.   

Corporinoquía, la fuerza pública, el CTI, la Fiscalía, la Procuraduría Regional Ambiental y Agraria y el ICA realizan adicionalmente operativos para controlar al tráfico de palma de cera, que aunque no es propia de esta región, si es producto de la comercialización en sus municipios.

Como parte de la estrategia institucional, y a propósito de la Semana Santa, se activó el   Comité de Control y Vigilancia de los Recursos Naturales en Casanare que ya dio su primer resultado con la incautación de 51 kilogramos de carne de chigüiro que era transportada por un ciudadano que deberá responder ante la Fiscalía General de la Nación.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Publicidad

Contenido Relacionado

Una cruzada por el lago Sochagota

A través de este perfil, la periodista Carolina Pinzón describe el empeño de la investigadora Olga Usaquén por salvar al ecosistema. El trabajo recibió el apoyo de CdR y la KAS.

El sabio sembrador de semillas

A sus 93 años el abuelo Manuel Santacruz Lemus, un sabio del pueblo Gunadule, sigue cultivando árboles, plantas y comida para proteger a su comunidad en el Golfo de Urabá.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Conservación

Una cruzada por el lago Sochagota

A través de este perfil, la periodista Carolina Pinzón describe el empeño de la investigadora Olga Usaquén por salvar al ecosistema. El trabajo recibió el apoyo de CdR y la KAS.