Cayo Velandia ha visto el deterioro de la quebada de la que bebía su ganado.

Urbaser debe evaluar posibles impactos del relleno sanitario de Tunja sobre la quebrada La Salada

Así lo ordenó Corpoboyacá luego de las denuncias de la comunidad por contaminación y malos olores. ¿En qué se ha avanzado?

Por Germán García Barrera

A mediados de septiembre de 2022 don Cayo Vanegas, habitante del sector El Retamo Parte Baja, de la vereda de Pirgua, en Tunja, le contó al equipo de entreojos.co acerca de su preocupación por la coloración oscura y grasosa que había empezado a tomar la quebrada de la cual bebía su ganado, un manantial ubicado a 600 metros, aproximadamente, de su residencia.

Desde el predio de don Cayo se pueden ver las tarrazas del relleno sanitario operado por la empresa Urbaser, se aprecia la descarga de residuos de los carros recolectores provenientes de 115 municipios (105 de Boyacá y el resto de Cundinamarca y Santander)  y los montículos de desechos que luego son compactados por maquinaria amarilla apostada en el lugar.

Esta anacrónica práctica de enterrar los desperdicios hace parte del paisaje al cual don Cayo y sus vecinos han tenido que acostumbrarse desde cuando las autoridades municipales y ambientales decidieron seleccionar a este sector de Pirgua como el apropiado para la concentración de las basuras de la capital, y ahora de la mayor parte de ciudades y poblados de Boyacá y de otros de Santander y Cundinamarca.

Chiquinquirá también podría traer los suyos si el relleno de Carapacho es definitivamente clausurado en los próximos meses.

Cuando recorrimos con don Cayo el área contigua al manantial pudimos evidenciar el olor pestilente y el sobrevuelo de gallinazos, su hipótesis y la de los vecinos que acompañaron el desplazamiento es que la evidente afectación estaba asociada al relleno sanitario y al eventual flujo de lixiviados, un impacto hasta ese momento no valorado ni por la empresa ni por la autoridad ambiental y mucho menos considerado en el plan de manejo ambiental a través del cual se vigila la operación del relleno sanitario o Parque Ecológico y Tecnológico de Pirgua como prefiere denominarlo la empresa.

A raíz de la queja presentada por los habitantes del sector, Corpoboyacá informó, a través del oficio No. 150-14916, que el día 14 de septiembre de 2022 funcionarios de la Subdirección Administración de Recursos Naturales realizaron un recorrido a los puntos indicados por la comunidad y allí evidenciaron que estos correspondían al cauce de la Quebrada La Salada. En ese momento anunciaron la emisión de un concepto técnico y un acto administrativo con las decisiones de fondo sobre la situación advertida por los pobladores del sector El Reta

El excremento de gallinazos podría ser una de las causas de la contaminación de la quebrada La Salada, situada a pocos metros del relleno sanitario.

Evidencia de impactos

El concepto técnico de seguimiento y control compilado en 27 páginas fue efectivamente entregado el 25 de noviembre de 2022 y el mismo fue elaborado por los profesionales especializados de Corpoboyacá, Mónica Medina Ramírez y David Escandón Cárdenas; y revisado por Edgar Aldana Rojas y por Luis Alberto Hernández Parra, este último líder del equipo de Seguimiento, Control y Vigilancia al uso, manejo y aprovechamiento de la naturaleza.

Las conclusiones allí consignadas son contundentes:

En primer lugar, se describe que durante la inspección realizada a la quebrada La Salada se visitaron tres puntos en los cuales se evidenció flujo superficial de agua. “Al realizar el movimiento del lecho y/o sedimentos del cuerpo de agua se observó coloración negra y emisión de olor similar a huevo podrido, lo cual puede sugerir la presencia de sulfuro de hidrógeno (HS)”.

Esta situación, la del cambio de coloración y el olor del agua, empezó a evidenciarse desde julio de 2022, de acuerdo con el testimonio de la comunidad, por esta razón no pudieron volver a utilizarla como abrevadero para su ganado.

Otro hallazgo del equipo de Corpoboyacá fue identificado en el área aferente izquierda de la quebrada, allí observaron “lugares de percha de gallinazos sobre árboles de eucalipto y presencia significativa de guano en el sotobosque y el suelo del área de percha y refugio”.

En el mismo concepto se admite que “la acumulación del guano genera olores y se encuentra en contacto permanente con el agua lluvia y de escorrentía”. En otra parte del documento se agregó lo siguiente: “se evidencia presencia notable de guano/excremento de gallinazo sobre la huella hídrica del afluente, con acumulación de guano, plumas y generación de olores”.

El guano es la acumulación del excremento generada por varias especies de animales como los gallinazos y murciélagos, también de aves marinas. En algunas regiones es procesada para elaborar abono con destino a actividades agrícolas, sin embargo, en el caso de Pirgua su acumulación es responsable, según lo deja entender Corpoboyacá, de malos olores y contaminación del agua.

Así se desprende de la siguiente conclusión de los profesionales:

“De acuerdo con la localización georeferenciada se puede evidenciar que las áreas de percha y refugio de los gallinazos es predominante en el costado izquierdo de la quebrada La Salada, generando que las aguas lluvias y de escorrentía entren en contacto con el excremento y/o guano depositado en las zonas de percha y arrastre de dichos residuos a la quebrada La Salada, de lo anterior se puede inferir que el aporte de aguas lluvias con residuos de excremento puede estar generado un cambio en las condiciones de calidad del agua de dicho cuerpo hídrico”.

Llama la atención que, en el concepto del 25 de noviembre de 2022, la Corporación descarte de plano que los problemas de La Salada puedan estar relacionados además con un posible flujo de lixiviados desde el relleno sanitario, como lo supuso en su momento la comunidad,

Así se puede leer en el documento de seguimiento y control:

“Teniendo en cuenta la topografía del área, la localización del relleno sanitario y los drenajes intermitentes existentes, se puede inferir que no hay un aporte superficial del agua de escorrentía proveniente del relleno sanitario hasta el punto 3,4 y 5 de la quebrada La Salada”.

Durante la inspección adelantada por el personal de Corpoboyacá, se atendió otra inquietud de los habitantes del sector relacionada con la posible afectación a la vegetación de algunos pedios aledaños al relleno sanitario. “Se realizó visita a los predios colindantes…por el sector suroccidental, observando un área aproximada de 2.045 m² de vegetación marchita o seca…Se delimitó el área…compuesta por vegetación exótica y nativa (Pinus patula, Acacia, Hayuelo, Ciro, etc.), esta zona se encuentra a unos 30 metros aproximadamente de la parte suroccidental del relleno sanitario”.

El diagnóstico concluyente de los expertos fue: necrosis foliar y en el concepto de seguimiento se explica en los siguientes términos: “… se puede inferir que está posiblemente relacionada con actividades antrópicas circundantes, haciendo claridad que si bien este predio no hace parte del Parque Ambiental Pirgua, si se encuentra dentro del área de influencia y por lo mismo existe la posibilidad que la afectación de la vegetación esté relacionada con posibles impactos derivados de este proyecto”.

Por lo anterior Corpoboyacá consideró pertinente que el titular de la licencia ambiental, la empresa Urbaser, “analice y evalúe las condiciones fisicoquímicas y biológicas del recurso suelo para la zona descrita previamente”.

La empresa operadora del relleno sanitario de Tunja debe acatar la orden de cubrir diariamente los desechos expuestos en el lugar.

Corpoboyacá requirió a Urbaser

Como resultado del concepto técnico de seguimiento del 25 de noviembre de 2022, Corpoboyacá produjo el 20 de diciembre de 2022 la Resolución 02836 a través de la cual requirió a Urbaser para ejecutar las siguientes actividades:

1. Realizar la caracterización de la quebrada La Salada, próxima al relleno sanitario de Pirgua, a partir de los resultados de la inspección de la Corporación y las recomendaciones impartidas por la autoridad ambiental, y presentar los resultados de la evaluación de la calidad del agua.

2. Determinar el estado del suelo a partir de la advertencia hecha por la Corporación en relación con el deterioro de la vegetación circundante, en particular lo relativo a la necrosis foliar señalada en el concepto técnico en el área próxima al relleno sanitario y a la quebrada La Salada. 

3. Realizar identificación de los elementos considerados contaminantes en el suelo como metales pesados (mercurio, cadmio, niquel y plomo), contaminantes inorgánicos y contaminantes orgánicos.

4. Realizar la cobertura diaria del área de residuos sólidos expuesta y que de acuerdo con el concepto técnico de Corpoboyacá podría ser una de las causas de la presencia de aves carroñeras en el área contigua, y la consecuente contaminación de la quebrada La Salada y la generación de malos olores.

5. Realizar la evaluación del impacto sobre la quebrada La Salada “que puede generar el proyecto (relleno sanitario) por las descargas de agua lluvia o por el arrastre y/o escorrentía de aguas desde el área intervenida por el desarrollo del mismo”.

6. Iniciar, en un término de seis meses, a partir de la ejecutoria del acto administrativo, “el trámite de modificación de la licencia ambiental teniendo en cuenta que la autoridad correspondiente identificó impactos ambientales adicionales a los previstos en los estudios ambientales soporte de la licencia ambiental” vigente.

Recordemos que tales requerimientos están claramente descritos en la Resolución 02836 del 20 de diciembre de 2022 y que a la fecha deberían haberse acogido en su totalidad.

La comunidad también pidió investigar el deterioro de árboles en un predio contiguo al relleno. Corpoboyacá diagnosticó la situación como una necrosis foliar.

Los descargos de Urbaser

Duván Mesa Tobos, director de operaciones de Urbaser, atendió la entrevista de entreojos.co para dar cuenta de los requerimientos de Corpoboyacá. En primer lugar, sostuvo que la quebrada La Salada hace parte de los monitoreos con los cuales debe cumplir periódicamente, sin embargo, sostuvo que este es un cuerpo de agua intermitente de difícil evaluación en tiempo de verano.

Aseguró que Corpoboyacá, con el apoyo de laboratorios de la CAR de Cundinamarca, tomó unas muestras, de las cuales dijo desconocer sus resultados, y agregó que Urbaser, con el apoyo de laboratorios de universidades del departamento, realizó análisis de los cuales se concluyó que los malos olores son producto de la acumulación de aguas lluvias y la difícil circulación, sumado a la descomposición de materia orgánica animal y la aportada por las hojas y las ramas de los árboles.

Mesa descartó que el olor detectado esté relacionado con las características físicas o químicas propias de los lixiviados, “Nosotros garantizamos correcta operación del relleno sanitario”.

Frente al requerimiento de la Corporación para cubrir diariamente la capa de desechos expuestos durante el tiempo de descarga de los vehículos recolectores, el director de operaciones de Urbaser fue reiterativo al insistir en la rigurosidad de ese proceso.

“Iniciamos labores a las 6 de la mañana y terminamos a las 11 de la noche en los 700 metros cuadrados donde diariamente realizamos la operación, y al final de la jornada la tapamos con una cobertura negra y verde, si no lo hiciéramos tendríamos una mayor generación de lixiviados en tiempos de lluvia”, sostuvo el responsable de esta actividad.

En relación con el cuestionamiento por la presencia de chulos o gallinazos, desvirtuó que su presencia sea producto del trabajo exclusivo realizado en el Parque Ecológico de Pirgua y señaló como causas adicionales las dinámicas propias de la doble calzada, la muerte diaria de entre tres y cuatro perros por atropellamiento y los olores provocados por otras fuentes, “la responsabilidad no es solo del relleno sanitario”, dijo.

En el punto donde se le pide a Urbaser avanzar en un análisis de suelo para determinar las causas de la necrosis filiar de varios ejemplares de árboles, indicó que luego de los estudios emprendidos no se detectó presencia de metales pesados o de lixiviados en el sector indicado por la comunidad.

Sobre el requerimiento de actualización de la licencia ambiental expuesto tanto en el concepto técnico de seguimiento del 25 de noviembre de 2022 como en la Resolución 02836 del 20 de diciembre de ese mismo año, el profesional de la compañía sostuvo que se le pidieron aclaratorios a la Corporación y por tanto no consideran obligatorio realizar tal procedimiento dado que la actual licencia ambiental así lo cobija.

Duván Mesa explicó al final que la licencia ambiental vigente se extiende para la totalidad del área del Parque Ecológico y Tecnológico de Pirgua compuesta por 17,35 hectáreas, de las cuales, según detalló, apenas están en uso menos del 50 por ciento.

La última palabra sobre el cumplimiento de estos requerimientos la tiene Corpoboyacá.

Actualmente este sitio de disposición final de residuos acoge 16 mil toneladas mensuales de 115 municipios, 105 de Boyacá y los restantes de los departamentos de Boyacá y Santander.

Comunidad insiste en sus quejas

Elber Rondón, residente en el sector del Retamo, nos expresó su decepción por el actuar institucional y la condena, dijo, a la que la sociedad boyacense ha sometido a los habitantes de Pirgua. En ese sector de Tunja se están depositando casi la totalidad de las basuras del departamento.

“Es una vergüenza”, expresó Rondón con un claro gesto de indignación y lo justificó describiendo cómo, luego de las visitas y los requerimientos de la autoridad ambiental de 2022, la situación no solo no ha cambiado, sino que ha empeorado con el paso de los días.

La recepción de nuevos desechos provenientes de Garagoa y Sogamoso ha incrementado la concentración de desperdicios y de paso el aumento de olores fétidos y el sobrevuelo de más gallinazos. La instrucción de cubrir regularmente los desechos no se ha cumplido integralmente, así lo reportó Rondón.

“Mientras a la empresa y a la Alcaldía les ingrese dinero por la operación del relleno sanitario no habrá cambios”, sentenció Elber Rondón y aseguró que el actual panorama podría provocar un desplazamiento de los pobladores de la zona y la venta de sus predios a precios irrisorios porque nadie les pagaría lo que han invertido, “aquí la tierra está devaluada por los impactos del relleno”, complementó.

Contrario a las bondades expuestas por Urbaser respecto a la manera como se gestiona el Parque Ecológico y Tecnológico de Pirgua, Elber Rondón insistió, como la ha expuesto en otras ocasiones, incluso ante la Procuraduría Ambiental, que allí los desechos no reciben ningún tratamiento especial, “simplemente son enterrados” y le planteó a la Alcaldía, como lo ha hecho también con los candidatos que han visitado la vereda, que allí se instale una planta de selección y transformación de residuos, una alternativa que, en su opinión, permitiría ofrecer empleo a los locales.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Publicidad

Contenido Relacionado

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Foto: entreojos.co
Educación Ambiental

¿Sabe usted qué es un Pomca?

Esta fue la pregunta que motivó el Encuentro Departamental de Consejos de Cuenca que tendrá lugar el próximo viernes 6 de abril en Paipa.