La maquinaria recorrió 6.500 metros y comprometió varias quebradas que nacen en el Parque Nacional Natural de Pisba.

Conferencias, eventos culturales, exposición de artesanías, una caminata por la Serranía El Peligro y la siembra de árboles, hacen parte de la programación diseñada por sus promotores.