Es recomendable preferir alimentos locales y nacionales. No tienen que viajar miles de kilómetros para llegar a nuestros mercados. Foto ©MauriRautkari/WWF

5 consejos para una alimentación saludable

WWF nos invita preferir aquellos productos que generen el menor impacto posible al medio ambiente.

Artículo publicado originalmente por WWF.

Sabemos que la humanidad enfrenta una crisis ambiental catastrófica que nos exige cambiar radicalmente nuestros hábitos de vida y la forma en que consumimos. Por eso, en este nuevo año queremos invitarte a que tu propósito inicial sea transformar la forma en que te alimentas.

La forma cómo nos alimentamos es un asunto importante a la hora de vivir un estilo de vida saludable y en armonía con la naturaleza. Cada alimento atraviesa una serie de procesos para llegar a nuestro plato, desde su producción hasta su transporte y comercialización, y es nuestra tarea asegurarnos que estos procesos generen el menor impacto posible en el medio ambiente. Una manera de hacerlo es escogiendo conscientemente lo que comemos.

Estudios ya han demostrado que los sistemas alimentarios son el principal impulsor de la pérdida de biodiversidad en el mundo. La forma en que producimos los alimentos está degradando los ecosistemas y usando ineficientemente recursos valiosos como los suelos, el agua y la energía. Ejemplo de ello son las miles de hectáreas de bosques devastadas para criar ganado o cultivar de manera extensiva.

Además, el problema promete empeorar con el crecimiento de la población mundial y, por ende, con el aumento de la demanda de alimentos. Se estima que para 2050 el planeta tendrá 9.000 millones de habitantes, hoy somos más de 7.700 millones. En el caso de Colombia, seremos 62 millones de personas para ese mismo año.

A ello se suma, la problemática de la pérdida y el desperdicio de alimentos. Anualmente cerca del 40% de los alimentos cultivados no son consumidos, el equivalente a 2.500 millones de toneladas de comida, según un informe de WWF publicado recientemente. 

Detrás de esta comida que se pierde y desperdicia, y que se estima podría alimentar siete veces a las 870 millones de personas que padecen desnutrición en el mundo, también se botan a la basura todos los recursos que se invirtieron en la producción y en los demás procesos relacionados a dichos alimentos.

Por ello, es necesario que optemos por una dieta que tenga en cuenta el planeta, pues la salud de la naturaleza también asegura nuestro bienestar. Un cambio en nuestros hábitos alimenticios puede ayudarnos a revertir la pérdida de biodiversidad; detener la deforestación y la conversión de otros hábitats; reducir el uso del agua y la contaminación; y luchar contra el cambio climático.

Para dar unos primeros pasos en una alimentación sostenible y saludable, ten en cuenta los siguientes consejos.

1. Come más vegetales y frutas

Los expertos recomiendan llenar más de la mitad del plato con productos de origen vegetal. También puedes usar creativamente en diversas recetas partes de los vegetales que usualmente no usas, como las cascaras de la papá y la zanahoria o los tallos del brócoli o la coliflor para hacer una sopa. Hay infinidad de recetas en internet en donde te enseñan a utilizar partes de los alimentos que usualmente son desechadas.

2. Compra local y nacional, también, productos de temporada

Transportar los alimentos genera gases de efecto invernadero, por eso, entre menos distancias recorran hasta nuestros platos su huella de carbono será menor y, por ende, también su contribución al cambio climático. Por otro lado, las verduras y frutas en época de cosecha suelen ser abundantes y si no las consumimos, probablemente, se pierdan o desperdicien.

3. Aprovecha la variedad y no comas siempre lo mismo

Si millones de personas comemos lo mismo todos los días, se necesitan miles de hectáreas de unos pocos cultivos para satisfacer esa demanda, lo cual desgasta los suelos y afecta los ecosistemas. En cambio, si comemos variado, fomentamos la agrobiodiversidad y enriquecemos nuestra dieta.

Además, cultivar y consumir una variedad más amplia de alimentos también nos ayuda a ser más resilientes a los impactos de plagas, enfermedades o condiciones climáticas extremas.

4. Respeta las temporadas de veda y apoya la pesca sostenible

 Hay temporadas del año en las que se prohíbe la pesca de ciertas especies de peces o mariscos, las llamamos vedas. Si compras una especie en periodo de veda, incentivas su captura ilegal.

5. Compra solo lo que vayas a consumir y evita los empaques

Antes de hacer compras, haz una lista de lo que necesitas, así no desperdicias. También evita usar bolsas plásticas y comprar productos envueltos en plástico o icopor.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Publicidad

Contenido Relacionado

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Represa de la Playa
Conflictos

El drama de vivir junto a La Playa

El vertimiento de aguas residuales a una represa construida para regar cultivos, impacta la salud y el bienestar de una amplia comunidad del centro de Boyacá. Este reportaje fue realizado con el apoyo de Consejo de Redacción.