El águila de páramo que sobrevivió a una jauría de perros

Con la ayuda de expertos, el ave logró rehabilitarse y recuperar su capacidad de vuelo y caza.

El 17 de abril de 2021 un ejemplar de águila de páramo macho fue encontrado en mal estado en el municipio de Ventaquemada, en el centro de Boyacá. El diagnóstico inicial era desalentador: tenía un hematoma y una lesión en el ala izquierda como consecuencia de un golpe que la impacto y del posterior ataque de una jauría de perros.

Gracias a la oportuna reacción de la comunidad, el animal fue entregado al personal de la estación de bomberos del municipio y luego trasladado por esa unidad de socorro al Centro de Atención Valoración y Rehabilitación (CAVR) de la Corporación Autónoma Regional de Corpochivor (Corpochivor), en Garagoa.

Luego de los exámenes zootécnico y veterinario de rigor, y de un análisis etológico complementario (estudio del comportamiento de los animales), el equipo del Centro de Atención diseñó un plan de recuperación que incluyó actividades para ejercitar sus capacidades de caza y vuelo, así como el fortalecimiento de sus habilidades de combate, propias de su naturaleza rapaz.

Una vez cumplidas las fases de la rehabilitación y acondicionamiento, el águila de páramo regresó a su medio natural el pasado 15 de febrero en el Distrito Regional de Manejo Integrado (DRMI) Mamapacha y Bijagual, en el marco de una jornada de liberación programada por funcionarios de la Corporación.

Esta especie de águila es un ave de gran envergadura con alas anchas y cola corta identificada en las partes altas de los Andes de Colombia y en las tierras bajas de las llanuras.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Publicidad

Contenido Relacionado

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar