Biodiversidad cotidiana

La nueva cartilla presentada por Corpoboyacá como un instrumento para aportar a los procesos de educación ambiental.

Una nueva producción editorial sobre la riqueza biológica de los municipios que hacen parte de su jurisdicción presentó la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá).

Su director, Herman Amaya Téllez, destacó que el objetivo de la cartilla “es seguir fortaleciendo los procesos de educación ambiental que se forjan desde las aulas de clases de nuestros niños boyacenses y en procesos de sensibilización y capacitación con adultos”.

Y sobre el propósito de acudir a la educación como estrategia para promover la conservación de la naturaleza agregó: “es ahora cuando debemos hacernos responsables y generar conciencia para afrontar todos los cambios ambientales que estamos viviendo en este siglo y actuar en favor de nuestra biodiversidad”.

Su argumento fue complementado por Claudia Rivera, bióloga de la Corporación e integrante del Proyecto Gobernanza y Mecanismos de Conservación de la Biodiversidad, quien en la introducción de la cartilla reflexiona sobre las relaciones de dependencia entre los seres vivos.

Rivera se detuvo a explicar que esta dependencia, esta simbiosis, “es la cooperación entre microorganismos que transforman la superficie y la atmósfera de la tierra, produciendo oxígeno a través de la fotosíntesis, fijando nitrógeno, y permitiendo el desarrollo de plantas y animales que continúan el proceso de supervivencia y evolución”.

Complementó su reflexión citando la fragilidad de esta dependencia influida o determinada por “la calidad del aire, del agua y especialmente de que cada especie de planta, animal, hongo y microorganismo esté cumpliendo su función en el ecosistema”, y la incidencia de la intervención humana y las acciones que como la cacería, la tala de bosques, el desarrollo urbano, la contaminación del agua, del aire y del suelo rompen con el equilibrio.

La cartilla de 135 páginas, y bellamente ilustrada, está dividida en cinco capítulos: Polinizadores, recicladores naturales, controladores biológicos, dispersores de semillas, productores de oxígeno y alimento, y tráfico ilegal de especies.

A lo largo del contenido los lectores podrán encontrar una descripción detallada de cada una de las especies incluidas en la publicación con información sobre su ubicación geográfica, su función ecológica, estados de amenaza y acciones de conservación, además de páginas para colorear.

‘Biodiversidad cotidiana’ se suma a otras cartillas publicadas con el propósito de educar como ‘Bosques, comunidades y aves’, ‘Escuela verde’, ‘Orquídeas de Boyacá’, ‘Investigadores comunitarios’ y ‘Boyacá, paraíso natural’.

A estas se suman las que instruyen sobre trámites ambientales como ‘Ecología política’, ‘Participación ciudadana’ y ‘Gobernanza del agua’.

La cartilla ‘Biodiversidad cotidiana’ puede descargarse aquí

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Publicidad

Contenido Relacionado

Oportunismo ambiental

ONG advierte sobre impactos negativos de campañas masivas de siembra de frailejones en páramos afectados por incendios.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Conservación

La guardiana del roble

La historia de Mélida Ruiz Castellanos está marcada por la depredación del bosque, sin embargo, un día se rebeló contra esa tradición familiar.