Imagen: https://zinnae.org

No es cuento, el agua se acaba. Hay que ahorrarla

Según Planeación Nacional, en Colombia se desperdicia el 43 por ciento del agua potable. Autoridades recuerdan que están vigentes las sanciones para quienes hagan mal uso del líquido.

Quien derroche agua para consumo humano verá reflejada su irresponsabilidad en la próxima factura. Así lo determinan las resoluciones temporales que periódicamente expide la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA), especialmente en épocas de intenso verano y fuertes sequías. 

A través de estas disposiciones se busca promover el uso eficiente y el ahorro del agua potable y desincentivar su consumo excesivo, además de establecer los procedimientos, las tarifas y las medidas a tomar para aquellos consumidores que sobrepasen los máximos fijados.

La figura del desincentivo, de acuerdo con lo descrito por la CRA, consiste en cobrar un mayor valor a los suscriptores que consuman más metros cúbicos mensuales de los establecidos para cada región del país, de acuerdo con el piso térmico en el que se ubique.

Para ciudades por encima de los 2.000 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.) el promedio de consumo es de 13 metros cúbicos por suscriptor al mes. En ciudades localizadas entre los 1.000 y 2.000 m.s.n.m. el consumo promedio es de 14 metros cúbicos por suscriptor al mes y en ciudades por debajo de 1.000 m.s.n.m., el promedio de consumo es de 16 metros cúbicos por mes.

En caso de comprobarse derroche, las empresas de servicios públicos deberán aplicar las sanciones y estas consisten en cobrar el doble de lo que habitualmente se le factura al usuario. Por ejemplo, en ciudades con una altitud de 2.000 m.s.n.m. (en la que en promedio se deberían consumir 13 m3) el recibo reportará la utilización de 23 metros cúbicos. De esta forma se busca promover una cultura del buen uso del agua potable.

La CRA tiene previsto además que el dinero recaudado producto de las sanciones aplicadas “se destina a la protección, reforestación y conservación de las cuencas hidrográficas abastecedoras de acueductos municipales y a campañas que incentiven el uso eficiente y ahorro del agua”.  

Estrategias de uso racional en Boyacá

‘Asumo el reto’ ha permeado el accionar de las entidades departamentales encargadas de velar por el buen uso de los recursos naturales. En este caso la Empresa Departamental de Servicios Públicos de Boyacá prevé fortalecer el programa de cultura y buen uso del agua.

La entidad ejecuta el Plan de Gestión Social que contiene un componente informativo, educativo y participativo desde el cual se promueve la activa vinculación de las instituciones educativas públicas y privadas, de las entidades públicas y de las empresas privadas y de las comunidades en el desarrollo de las actividades previstas en el marco del Plan Departamental de Aguas de Boyacá.

Una de las acciones está representada por el programa ‘Clubes Defensores del Agua’ que, de acuerdo con lo informado por la Gobernación de Boyacá, cuenta con la participación de 700 alumnos de primaria de escuelas y colegios de 24 municipios seleccionados. Con ellos se adelantan jornadas lúdico pedagógicas relacionadas con la conservación, buen uso y ahorro del agua.

El programa se complementa con la revisión de fugas internas en cada uno de los centros educativos y las viviendas de los niños que asisten a las jornadas de instrucción.

Este Plan de Gestión Social se viene implementando en los municipios de Boavita, Boyacá, Aquitania, Chinavita, Chíquiza, Gachantivá, Guayatá, Iza, Labranzagrande, La Uvita, Monguí, Otanche, Pachavita, Páez, Pajarito, Quípama, Samacá, San Eduardo, San José de Pare, San Miguel de Sema, Soatá, Tasco, Tibaná y Tuta.

Para tener en cuenta

Desde el gobierno nacional se ha insistido en que los ciudadanos y las instituciones deben actuar articuladamente para hacer un uso eficiente y racional del agua potable, es por ello que desde el Ministerio de Vivienda y Saneamiento Básico se han impartido las siguientes recomendaciones: 

Las primeras están dirigidas a los ciudadanos:

• Examinar las llaves de agua, cañerías y tuberías de los exteriores por si tienen fugas. Gota a gota el agua se agota.

• Hacer uso de los sistemas de recolección de agua lluvia en las casas, las cuales pueden ser usadas para lavado de ropas, aseo de las viviendas e instalaciones sanitarias.

• Efectuar el riego de las plantas y jardines únicamente dos veces por semana, en horas de la noche o temprano en la mañana, preferiblemente implementando sistemas de riego por goteo.

• Cuando se laven los platos a mano, utilizar una tina para lavarlos y otra para enjuagarlos. Nunca debajo del chorro de la llave abierta.

• Tomar duchas de corta duración y cerrar la llave mientras se enjabona.

• Utilizar un vaso con agua para cepillarse los dientes. No dejar la llave abierta.

• Cerrar la llave mientras se afeita, utilizar un recipiente o el tapón del lavabo para afeitarse.

• Lavar los vehículos en sitios establecidos para tal fin. Si se lava en casa utilizar solo un balde de agua.

• Enseñar a los niños a no desperdiciar el agua.

• Revisar periódicamente que el flotador de los inodoros esté funcionando correctamente.

• Instalar sanitarios de bajo consumo.

• Revisar los empaques de las llaves al menos 2 veces por año.

• Recolectar el agua que sale de la ducha mientras se espera a que esta se caliente con el fin de utilizarla para plantas o sanitarios.

• Utilizar la lavadora para cargas completas evitando su uso para pocas prendas.

• Evitar el uso de manguera por el desperdicio de agua.

Las otras recomendaciones están encaminadas a guiar el accionar de las autoridades:

• Ejecutar programas sobre el uso eficiente del agua que incluyan campañas de sensibilización de la población para ahorrar el preciado líquido de consumo humano y evitar el desperdicio en ocasiones como lavado de carros y plantas o el uso desmedido a la hora del baño o aseo del hogar.

• Activación de los Planes de Emergencia y Contingencia. Es responsabilidad de los entes territoriales.

• Los planes de contingencia deben proveer información sobre la identificación de fuentes alternas de abastecimiento y establecer indicadores para los niveles de alerta.

• Es importante tener en cuenta que para asegurar un mejor impacto a nivel territorial se requiere la articulación de los planes de ordenamiento territorial y de cuencas hidrográficas, así como a través de la coordinación de las diferentes instancias municipales y territoriales (alcaldías y gobernaciones).

• Se hace un llamado a los municipios y departamentos y entidades en la prestación de los servicios públicos domiciliarios de acueducto para que acojan el procedimiento de solicitud de asistencia de la Unidad Nacional para la gestión de Riesgo de Desastre-UNRG

• El Ministerio de Vivienda Ciudad y Territorio prestará apoyo y asistencia técnica a los prestadores de servicios públicos de acueducto y alcantarillado y a los municipios en el marco de la gestión del riesgo sectorial.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Publicidad

Contenido Relacionado

Moro araña

La primera vez que vi al zambo

Camila Morales, documentalista, relata su encuentro con el mono araña, un primate en peligro de extinción, descubierto en el piedemonte llanero.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Scroll Up