La delimitación del páramo de Pisba determinará el futuro de la actividad minera al interior y en la frontera del área protegida. Foto: Luis Lizarazo.

Oro, coltán y niquel, algunos de los metales que se rastrean cerca del páramo de Pisba

La ANM informó que 33 de los 70 títulos mineros vigentes en la zona están en regla. Su futuro depende de la delimitación del páramo.

La información fue suministrada por Doris Amanda Táutiva, asesora de la Agencia Nacional de Minería (ANM), durante la audiencia de verificación de la Acción Popular 2014-00223-00, ligada a la delimitación del páramo de Pisba, y citada por el Tribunal Administrativo de Boyacá. 

Táutiva le informó al magistrado citante, Fabio Iván Afanador, que a la fecha hay 70 títulos mineros vigentes que corresponden al 8,46 por ciento del área total del páramo definido por el Instituto de Investigaciones Biológicas Alexander von Humboldt.

Mencionó que con el paso de los años el número de contratos de concesión minera en la zona han venido disminuyendo. En 2016 eran 86; en 2017, 83; en 2018, 79; en 2019, 74; en 2020, 71; y con corte al 17 de agosto de 2021, su número descendió a 70. 

Las razones de esta disminución son variadas, explicó la delegada de la ANM: desistimiento de los titulares mineros, es decir las personas o empresas a las que se les concesionaron áreas para exploración o explotación renunciaron a su interés de hacerlo por razones económicas, por estar dentro de zonas de protección ambiental y en algunos casos por ser objeto de procesos sancionatorios de parte de la autoridad ambiental. 

Doris Amanda Táutiva describió que, de los 70 títulos mineros vigentes, 39 tienen licenciamiento ambiental, 14 están en un régimen de transición especial por haber sido otorgados antes de la Ley 99 de 1993, y 17, entregados después de la actual normatividad, aún no cuentan con el permiso de Corpoboyacá por encontrarse en fase de construcción y montaje, en la cual aún no puede haber ni exploración ni explotación de minerales. 

Durante la audiencia se informó que de estos 70 títulos, la mayoría situados en el borde de la zona definida como páramo, según la ANM, 10 se encuentran en trámite de solicitud de renuncia, y contra 27 se cursan procesos sancionatorios y de caducidad minera por incumplimiento de obligaciones como, por ejemplo, ocasionar afectaciones a la vegetación o a las fuentes de agua. 

“En consecuencia habría 33 títulos mineros vigentes sin ningún trámite pendiente, estos tendrían que ser revisados a la luz de la delimitación”, informó Táutiva durante la audiencia.  

Dónde están ubicados los títulos

La ANM insistió en que la mayor parte de los títulos mineros vigentes se ubican sobre el borde del área referenciada como páramo, y solo en Tasco y Gámeza hay algunos al interior del páramo de Pisba.  

Doris Táutiva indicó que, en razón a la existencia de varios títulos próximos al área de amortiguación del páramo, la ANM considera posible el desarrollo de proyectos mineros una vez se delimite el páramo “siempre y cuando las reservas mineras en la zona y el planeamiento minero así se lo permitan”, aclaró la funcionaria. 

De los 70 títulos activos uno se localiza en Chita, en una extensión de 20 Ha para varios minerales entre ellos oro; 14 en Gámeza (1.217 Ha) concesionados para explorar y explotar carbón y otros minerales; tres en Jericó (5.289 Ha) autorizados para carbón y materiales de construcción; y 23 títulos en Socha, Socotá y Tasco, principalmente dedicados a la extracción de carbón.

Se informó asimismo que no hay minería a gran escala dentro del área del páramo de Pîsba o sus inmediaciones. De los 70 títulos mineros vigentes, 17 corresponden a mediana minería y 53 a pequeña minería. 

La representante de la ANM dijo además que esta entidad no ha otorgado ningún título minero dentro del área definida como páramo desde el 9 de febrero de 2010, y recordó la vigencia de la Resolución 1501 del 6 de agosto de 2018 a través de la cual se “declara y delimita temporalmente una zona de protección y desarrollo de los recursos naturales renovables y del medio ambiente en inmediaciones del Parque Nacional Natural Pisba y la Reserva Forestal Protectora Nacional Cuenca del Cravo Sur”. 

En dicha Resolución se insiste en que en la zona definida como páramo no podrán otorgarse nuevas concesiones mineras. Táutiva, admitió, sin embargo, que están en curso 10 solicitudes de concesión en zonas aledañas al páramo de Pisba, por fuera de la zona de protección y desarrollo de los recursos naturales renovables, una noticia inquietante para quienes consideran la inconveniencia de cualquier proyecto extractivo en la alta montaña. 

¿Oro, esmeraldas y coltán en Pisba?

Durante la audiencia convocada por el Tribunal Administrativo de Boyacá, la ANM informó que 66 de los 70 títulos mineros activos están destinados a explotar carbón, uno a extraer materiales de construcción y tres pretenden la búsqueda de oro y otros metales preciosos como esmeralda, cobre, níquel y coltán. 

“Esto no significa, dijo la vocera de la Agencia Nacional de Minería, que haya existencia de estos minerales, sino que se hace la concesión en procura de verificar la existencia real de todos estos minerales concesionados y efectivamente la explotación se va a realizar sobre el metal encontrado”, siempre y cuando no sea al interior del páramo o su área de amortiguación, y se tenga en cuenta las restricciones impuestas por la Resolución 1501 del 16 de agosto de 2018 que declara y delimita temporalmente una zona de protección y desarrollo de los recursos naturales renovables en inmediaciones del Parque Nacional Natural Pisba y la Reserva Forestal Protectora Nacional Cuenca del Cravo Sur”. 

[Audio] Aquí puede escuchar la declaración de la asesora de la ANM, Doris Amanda Táutiva. 


Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Publicidad

Contenido Relacionado

Podcast: Una ciudad endeudada

Dairo Benítez Villareal, ingeniero ambiental de la UNAD, hace una radiografía de la situación ambiental de Duitama y de los retos de sus autoridades.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Scroll Up