Gracias a una acción popular, Corpoboyacá delimita el humedal La Hoya de Gachantivá

En 2018 el Tribunal Administrativo de Boyacá cuestionó a esta autoridad ambiental por permitir que Cementos Tequendama explotara piedra caliza cerca al cuerpo de agua.

Dos años y nueve meses después de que este Tribunal le ordenara a Corpoboyacá delimitar el humedal La Hoya, en Gachantivá, la autoridad ambiental anunció el desarrollo de las acciones encaminadas a su protección. 

El caso del humedal La Hoya, localizado en la vereda y en el Parque Natural Municipal del mismo nombre, adquirió relevancia cuando la comunidad de la zona decidió poner en conocimiento de la justicia el impacto que la explotación de caliza y mármol ocasionaba al nacimiento de agua y al área boscosa circundante.    

El 9 de agosto de 2007 Corpoboyacá, durante la administración de Miguel Rodríguez Monroy, entregó a Cementos Tequendama, a través de la Resolución 646, licencia ambiental para el proyecto de exploración técnica y explotación económica de un yacimiento de caliza y mármol.

A pesar de los constantes reclamos de la comunidad y de las evidencias presentadas, la autoridad ambiental desestimó sus argumentos. Solo hasta 2013 la entidad admitió fallas en el otorgamiento del permiso de exploración y explotación. 

También le puede interesar: Humedal de Gachantivá debe ser protegido, así lo ordenó el Tribunal Administrativo de Boyacá

Luego de dos inspecciones, la primera realizada el 23 de julio y la segunda el 16 de septiembre de ese año, la Corporación conceptuó “que el estudio de impacto ambiental – que sirvió de fundamento del licenciamiento – no evaluó la afectación de los cuerpos de agua presentes en la zona objeto de concesión, concretamente, respecto de los humedales ubicados en la vereda de La Hoya”.

El caso fue decidido en primera instancia por el Tribunal Administrativo de Boyacá que, en un fallo del 11 de octubre de 2018, consideró que tanto Corpoboyacá como Cementos Tequendama S.A. –CETESA “amenazaron los derechos colectivos a un medio ambiente sano y a la existencia, así como al manejo y aprovechamiento racional de los recursos naturales para garantizar su desarrollo sostenible, su conservación, restauración o sustitución”.

El organismo judicial le ordenó a autoridad ambiental regional revocar, en un plazo no superior a 30 días, la Resolución N° 0646 de 2007 a través de la cual se le autorizó a la cementera adelantar esta actividad extractiva, y emprender, con un plazo de 12 meses, acciones para identificar el potencial ambiental de la zona y la posterior conservación de la misma, incluyendo la delimitación del humedal. 

El fallo del Tribunal fue respaldado por el Consejo de Estado que en marzo de 2020 tomó varias decisiones al respecto: 

– Conminó a Cementos Tequendama a “abstenerse de desarrollar actividades de explotación de mármol y caliza en el polígono al que se refiere la concesión No. 1366-15, y a partir de la cual Corpoboyacá otorgó la licencia ambiental. 

– Devolver las áreas que hacen parte del polígono minero dentro del Parque Natural Municipal. Esta figura de conservación local fue creada a partir del Acuerdo Municipal 006 de 2015.

– A Corpoboyacá le ordenó “determinar las características biofísicas, ecológicas, socioeconómicas y culturales del ecosistema existente en la vereda La Hoya, de Gachantivá, así como su dinámica espacial y funcional”, una instrucción ya impartida por el Tribunal. 

En ese momento el Consejo de Estado le reclamó a la corporación ambiental por su descuido al entregar permisos sin contemplar sus efectos sobre la naturaleza. 

También le puede interesar: Consejo de Estado acogió petición de comunidad de Gachantivá de proteger el Humedal La Hoya.

Sobre la acción popular

Laurent Cuervo Escobar, responsable de interponer la acción popular en defensa del humedal, argumentó ante el Tribunal Administrativo de Boyacá que la licencia entregada por Corpoboyacá a Cementos Tequendama se basó en “en un estudio de impacto ambiental que, a juicio de la accionante contenía información “imprecisa, incompleta y/o engañosa”.

En ese momento Cuervo también expuso que el permiso entregado por la autoridad ambiental ignoró los límites de aguas subterráneas e incumplió con la normatividad ambiental vigente, “situación que agrava los problemas de desabastecimiento hídrico del municipio de Gachantivá”. 

El anuncio de la delimitación

El pasado martes 3 de agosto, Corpoboyacá, a través del subdirector de Planeación, Luis Jair Dueñas, informó que la entidad avanza en la caracterización biofísica, ecológica, socioeconómica del área y en la definición de la cota máxima inundación del sistema de importancia ambiental con características de humedal” como pasos previos a su delimitación. 

El funcionario explicó que este proceso cobija al complejo de humedales de la vereda La Hoya y las tareas realizadas incluyen la definición de la ronda hídrica “compuesta por tres elementos: el cauce permanente, la faja paralela y el área de protección”. 

Describió que tales elementos se determinan a partir del estudio de los componentes biofísicos, hidrológicos y ecosistémicos, y de aquellos de carácter social y económico a través de los cuales es posible establecer el tipo de actividades productivas y de relacionamiento entre los recursos naturales y las comunidades o empresas que operan en su entorno. 

Una vez surtida esta fase de diagnóstico, se podrá avanzar en la formulación del plan de manejo del humedal o del complejo de humedales de la vereda La Hoya, y se establecerán las medidas de protección dirigidas a garantizar la preservación de esa área natural. 

entreojos.co conoció que el Consorcio Vereda La Hoya 21, contratado por Corpoboyacá para adelantar los estudios de caracterización biofísica, ecológica, socioeconómica y cultural, convocó para el 15 de agosto a la comunidad con el propósito de presentar los resultados del diagnóstico y de recibir observaciones, comentarios o sugerencias de los habitantes de la zona. 

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Publicidad

Contenido Relacionado

Podcast: Una ciudad endeudada

Dairo Benítez Villareal, ingeniero ambiental de la UNAD, hace una radiografía de la situación ambiental de Duitama y de los retos de sus autoridades.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar
Scroll Up