Foto: Colectivo por la Protección de la Provincia de Sugamuxi
En la imagen se aprecia el trazado de parte de la variante según datos de 2015 de la ANI.

Pinturas rupestres y nacimientos de agua se le atraviesan a la Variante Sogamoso

Falta de información y desarticulación entre la ANI y el Invías inquietan a la comunidad que se opone al trazado vial.

Lo único que conocen los habitantes del sector sur de Sogamoso sobre este proyecto carreteable es que el Instituto Nacional de Vías (Invías), a través de la empresa MHC Ingeniería y Construcción de Obras Civiles S.A.S., representada por el empresario Mario Huertas, tiene la responsabilidad de ejecutar la primera fase que inicia en la entrada de Sogamoso, a la altura de río Chiquito; y termina frente al aeropuerto Alberto Lleras Camargo.       

Sebastián Perdomo, residente en la vereda de Vanegas, sector por donde se proyectaría la segunda fase de la variante, sostuvo que este proyecto se ha hecho a espaldas de la comunidad, “la información que tenemos la hemos conseguido a través de recursos legales como derechos de petición y acciones de tutela”.

Recordó que los primeros indicios de la obra surgieron a partir de la llegada de personas extrañas a la región con el propósito de tomar medidas y de ubicar estacas de demarcación muy cerca de sus predios.

“Hasta ese momento nadie se había acercado a la comunidad para notificarle sobre la construcción de la variante, en una época en la que todos estábamos escondidos y asustados por el Covid-192”, señaló Perdomo.

También le puede interesar:  Variante Sogamoso: ¿Cuál sería su impacto sobre el patrimonio natural, arqueológico y cultural de la ciudad?

Relató además que cuando la comunidad conversó con el personal de la firma encargada de realizar las mediciones del trazado, se percataron de su desconocimiento del territorio y de la presencia de nacimientos de agua y de reliquias indígenas.

Esta segunda fase, según los diseños iniciales, comienza a la altura del aeropuerto Alberto Lleras Camargo, atraviesa parte de las veredas Vanegas y Pedregal hasta conectar con la ruta nacional 6211 que conduce hacia El Crucero. 

Junto a la preocupación de Sebastián Perdomo, el Colectivo por la Protección de la Provincia de Sugamuxi advirtió sobre el riesgo de la obra para el potencial hídrico de la zona del cual dependen quienes subsisten de la agricultura y la ganadería.

A esta inquietud se sumó un colectivo de mujeres de la vereda Pedregal Alto dedicado a investigar sobre las pinturas rupestres elaboradas por antepasados indígenas y de las cuales se han inventariado hasta ahora 68 piezas.

Los datos sobre su localización y características fueron entregados al Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICAN), entidad que ya los incluyó en los mapas oficiales y notificó de su presencia a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

A Sebastián Perdomo y a sus vecinos les inquietan los pronunciamientos oficiales sobre la presunta viabilidad de la obra, incluidos los del alcalde de Sogamoso, Rigoberto Alfonso; y del ex viceministro Juan Camilo Ostos, especialmente por la ausencia del estudio de impacto ambiental de esta segunda fase de la variante.

Otro asunto abordado por Perdomo tiene que ver con las condiciones del terreno. En su opinión los socavones dejados por la minería generarían muchas dificultades a la estabilidad de la pretendida vía.

La comunidad considera que, a partir los argumentos esgrimidos respecto a los valores ambientales y arqueológicos presentes en el sector de El Pedregal, el estudio de impacto ambiental debería recomendar la inconveniencia de este trazado de la variante.

Falta de información

Mauricio Vivas, representante de la Unión Temporal ANI PROGIN – PROFIT – CAL Y MAYOR 2021, responsable de realizar la actualización, complementación y validación de los estudios y diseños a nivel de factibilidad del corredor Sogamoso – Aguazul – Maní – Puerto Gaitán, del que hace parte la Variante Sogamoso, se reunió con la comunidad el sábado 9 de abril.

Vivas expuso varias ideas que de alguna forma le dan la razón a la comunidad:

La primera es que ellos como Unión Temporal han tenido dificultades para obtener información del Invías sobre el proyecto de la Variante Sogamoso.

La segunda que han encontrado descontento entre la comunidad por presuntas fallas en el proceso de socialización sobre los alcances de la obra.

La tercera que como contratista de la ANI tienen en su poder la información entregada por el ICAN respecto a la presencia de pinturas rupestres en el sector el Pedregal, por donde se ejecutaría la segunda fase del proyecto.

La cuarta que, a partir del diálogo con los habitantes de la zona, han recibido noticias sobre valores ambientales de importancia como cuerpos de agua.   

Jorge Caro Bello, ingeniero y veedor de Sogamoso, expresó su preocupación por lo que llamó “descoordinación institucional” respecto al diseño y la financiación de la variante.

Pidió a la ANI y al Invias claridad sobre el proyecto, y al tiempo citó, como lo ha hecho en varias ocasiones, otra propuesta de trazado para la segunda fase de la obra por el sector de las areneras. En su concepto esta sería menos invasiva y más económica.

También le puede interesar: Proponen otro trazado para la Variante Sogamoso. 

Cronología de la variante

El Colectivo por la Protección de la Provincia de Sugamuxi elaboró un video en el que hace una detallada descripción del proyecto de la Variante Sogamoso.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Publicidad

Contenido Relacionado

Alcalde implicado en ecocidio

Henry Suta Toca, jefe de Gobierno de Sotaquirá, deberá responder por la apertura de una vía en el páramo de Iguaque – Merchán.

Gracias por leer nuestras historias, gracias por apoyar el periodismo independiente. Tu aporte será muy valioso para seguir investigando y contando historias de conservación.

También le puede interesar